Capítulo 15: Cuentos.

Maehara estaba batiendo el contenido de una enorme hoya en la biblioteca de su mentor, observando con desconfianza lo que arrojaba éste en cada tanto a la mezcla.

—Oye Nagisa, no sabía que una poción para unas flores bellas necesitara pezuñas de ogro…—Comentaba, el peli azul lo miró iracundo.

—¡Es para darle extra firmeza, no cuestiones!—Dice, para luego arrojar el contenido de un frasco brillante rojo.

—No cuestiono, es sólo que… este tipo de hechizos no son exactamente tu fuerte…—Murmuraba inseguro a lo que Nagisa bufó y le miró determinado.

—¡Saldrá perfecto! Ya verás que conseguirás darle una gran sorpresa a ese cartero… ¿Oye cual es su nombre por cierto?—Lo miró con curiosidad y Maehara se ruborizó evidentemente apenado.

—No lo sé…

—¿Te la has pasado acosándolo todo este tiempo y no sabes su nombre?—Cuestionó incrédulo.

—¡No me juzgues! Yo sólo… quiero escucharlo de su voz—Replica, avergonzado pero decidido.

Verlo hizo que Nagisa se llenará de determinación y le brillarán los ojos como llamas.

—¡Así se habla Maehara! ¡Haremos que esto funcione! ¡Ahora mismo buscaré el frasco con las uñas de dragón! Las flores que le darás serán únicas…

—¡¿Uñas de dragón?! ¡¿Pero qué quieres hacer?!—Cuestiona alarmado, pero el más bajo está demasiado ensimismado revisando el closet en donde guarda sus ingredientes.

Maehara traga gruesa cuando lo ve sonreírle a un cráneo.

—No sé si alegrarme o asustarme de su entusiasmo…—Murmura para sí mismo.

—Supongo que verá un reflejo de sí mismo en ti—Lyon apareció flotando a su lado, sus palabras llamaron la atención de Maehara.

—¿Reflejo?

Ese idiota era igual o más torpe que tú cuando reclutó a su primer familiar—Una risa burlona salió de entre sus páginas—era un manojo de nervios y hacía un montón de estupideces, casi qué diría que no es él…

—¿De veras?—Maehara lo pensó un momento—el primer familiar de Nagisa fue Karma, y es él más apegado a él…—murmuró, el peli rojo ya estaba a su lado cuando Nagisa se había convertido en su mentor. Exactamente no sabía cuando tiempo estaban juntos, o más bien ¿Cómo es que se conocieron? Siendo ambos tan distintos en personalidad ¿Cómo terminaron juntos?

Una sonrisa divertida se dibujó en sus labios mientras volteaba a ver el libro rojo

—¡Oye! ¡¿Cómo fue eso?!  ¿Cómo un buscapleitos como Karma terminó con el tranquilo Nagisa?

—¡Ja! Es una gran historia, pero no sé si tu pequeña mente la tolere.

—¡Cuenta, cuenta!—Dice, sentándose en una silla.

Nagisa estaba muy ensimismado buscando ingredientes estrafalarios como para notar como su libro y pupilo charlaban  sobre su vida privada. Lyon se recostó en una mesa, para luego abrirse de páginas mostrando dibujos realistas bajo la emoción de Maehara.

Hace no sé cuantos millones de años, en una dimensión alterna de esas, existió una historia que rondaba como folclor en un pueblo…—Lyon pasó rápidamente sus páginas, hasta detenerse en una ilustración. La imagen de un demonio y un brujo—la historia de un demonio que prestaba favores en una secta a cambio de sacrificios, pero un día un brujo halló muy interesante esto.

Maehara observó con detenimiento el dibujo, el demonio lucía como una bestia con cuernos con cuero en vez de piel,  tenía ojos rojos sangre y miraba con cautela a un anciano brujo de capucha azul, sonreía al demonio con interés y curiosidad.

Unos decían que el brujo era bueno, y para salvar al pueblo se sacrificó así mismo para aniquilar al demonio y a la secta. Otros que era mucho más ambicioso que la propia secta, y que sacrificó esta para ganar los favores del demonio… Todo es patraña.

Lyon pasó página y mostró ahora el dibujo de un emoticón mostrando la lengua. Maehara rió por el detalle, cuidando de que su mentor no lo oiga pero éste estaba leyendo un libro con aires extraños murmurando conjuros inentendibles. En el fondo se preguntaba si recordaba que lo que quería eran unas flores.

La verdadera historia es más simple y menos espectacular que eso, pero si quieres que siga con esa porquería que dice el folclor, entonces creo que la llamaría algo así como…

El brujo que sedujo a un demonio.

Continuará…

Siguiente

Anterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *