Capítulo 4: La resistencia.

En el centro de la montaña se ubicaba el cuartel que es sólo para la resistencia, y en una sala Alluka esperaba sentada a Gon quien había recibido un mensaje de Kite y tenían que hablar sobre algo.

—Se está tardando mucho…—Murmuró cariz baja, la verdad no quería separarse de él ahora que son compañeros, pero había cosas que sólo Gon podía hacer. El ruido de una puerta abriéndose llamó su atención, volteó sonriente creyendo que era el moreno pero para su desgracia no lo era…

—¿Qué haces aquí mocosa?—Dijo una voz con desdén. Había entrado un hombre gordo, de cabello negro, corto y grasiento, vestía de forma militar seguido de un joven más bajo que él, llevaba un Kimono oscuro, su cabello era también negro, liso y por encima del hombro y sus ojos eran de un color violeta.

—Ustedes… ¿También los llamaron?—Decía Alluka al reconocer esas dos personas, sus hermanos Milluki y Kalluto.

—¿Ahh? ¿Ósea que la resistencia también te llamó? Valla, deben estar bien desesperados para llamar a cualquiera—Dijo con odiosidad a la chica. Kalluto se mantenía callado y distante, observándola fijamente.

—¿Tú qué sabes de mis habilidades?—Habló tosca la chica, molesta por la altanería del gordo.

—¡JA! Mientras sigas siendo la rechazada de los Zoldycks sigues siendo una inútil—Habló burlonamente y Alluka se levantó furiosa de su asiento.

—¡¿Me vas a hablar a mí de utilidad?! ¡¿Tú que siempre cometes estupideces?!

—¡¿Qué?! ¡Tú mocosa…!—Iba arremeter contra ella pero una mano en su hombro lo detuvo.

—Basta Milluki, usa tu cabeza para variar.

—I-Illu nii…—Llamó sorprendido al ver quien lo detuvo, era un hombre alto, de cabello negro, largo y liso hasta du delgada cintura, sus ojos era oscuros e inexpresivos al igual que el resto de su faceta, llevaba una camisa negra con pantalones militares—¡Ella empezó! ¡Insultó a un Zoldyck!

—¡Mentira! ¡Él empezó!—Acusó molesta por lo cobarde que era ese cerdo.

—Así que en verdad te uniste a la resistencia—Illumi se dirigió a la chica sorprendiéndola un poco—por muy rechazadas que seas tienes el apellido Zoldyck en tu nombre, obvio iba a llegar a mis oídos tarde o temprano.

—¿Tienes algún problema con eso?—Preguntó tosca e Illumi ladeó la cabeza de manera inexpresiva.

—¡Oye tú no te atrevas a hablarle así a Illu nii!—Nuevamente la mano de Illumi lo detuvo.

—Ninguno, puede que al final seas de utilidad, aunque…—Retiró su mano del hombro de Milluki y la puso en su mentón—veo que sigues los pasos de Killua al hacer equipo con Gon.

—¿Y eso que tiene?—Alluka miraba al mayor con desdén mientras que éste suspiraba.

—Te dará el trabajo duro y te dejará morir—Alluka lo miró furiosa por sus palabras.

—¡¿Qué?! ¡¿De qué idioteces me estás hablando?!

—¿No lo sabías? Killua era él que realmente tenía más talento entre los dos, tuvo que sacar a Gon de los aprietos en que los metía, y de paso él que hacía la estrategia entre los dos, grave error ya que eso lo mato—Dijo tranquilamente aumentando la ira de la chica.

—¡¿Tú qué sabes?! ¡Lo que mi hermano hacía por Gon se llamaba amor! ¡Algo que tú nunca vas a entender!

—Y el que Gon lo abandonara a su suerte ¿Cómo se llama?—Ahora sí, las palabras frías de Illumi enfurecieron por completo a Alluka, estaba a punto de hacer una locura por causa de la ira sin embargo una voz que llamó la atención de todos la detuvo.

—Ya eh oído bastante—Gon se hallaba en la puerta con un semblante molesto, los Zoldycks voltearon hacia él. El semblante de Illumi se oscureció y detrás de él se hallaba Kalluto con rostro sombrío y lleno de odio. A pesar del ambiente tenso el moreno ni se inmuto y caminó pasando por al lado al peli largo hasta llegar a Alluka y acariciar su cabeza—¿Estás bien? Lamento llegar tarde.

—Estoy bien, no te preocupes—Gon le sonrió y luego volteó a ver al grupo con una mirada seria.

—Ya veo que muy profundo en las tinieblas la familia Zoldyck tiene corazón al ver su odio hacia mí—Dijo para darles a entender que notaba muy bien su sed de sangre—y me parece algo irónico que tú, Illumi, digas que fui yo el que traicionó a Killua ya que siempre decías que iba ser él, no fue hasta que murió que al fin reconociste que él no era ningún traidor y que yo no era un simple capricho—habló seguro y mirando fijamente al peli largo que desvió la mirada.

—Por tú culpa…—Se oyó la voz de Kalluto de forma sombría—por tú culpa… mi querido hermano murió…

—No lo niego—Declaró Gon sin miedo a la atemorizante aura de Kalluto—es mi culpa que él esté muerto, por mi debilidad…—decía por un momento dolido pero después con su semblante serio—llevar´r su muerte en mi espalda hasta el día de mi muerte…

—Entonces déjame liberar tu carga—Con una mirada vacía Illumi se dirigió a Gon y este dió un paso firme quedando frente a él.

—No hagas nada de lo que te puedas arrepentir Illumi—Advirtió con una mirada feroz el moreno.

—Tú muerte jamás será un pesar—Habló amenazante Kalluto y dando un paso queriendo acercar al par pero Alluka se interpuso.

—Ni se te ocurra tocarlo—Amenazó para la frustración del menor.

Milluki tragó grueso en una esquina, el aura asesina que despedía el grupo y las miradas como cuchillos anunciaban un enfrentamiento sangriento en el que obviamente no quería estar envuelto, a pesar de que fue el primero en buscar pelea. Sin embargo para su salvación una voz gruñona pero autoritaria se hizo presente.

—¡A ver señoritas! ¡Todas son bonitas!—Gritó un hombre de mediana estatura, piel morena y cabello en punta negro, vestía una camiseta blanca con pantalones negros, detrás de él se hallaba otro hombre más alto que él y pelo largo plateado, piel pálida y vestía un suéter gris con pantalones marrones, su mirada seria se posaba en los presentes que los veían de forma expectante—¡Los llamé para que ayudaran a la humanidad, no para que se mataran entre ustedes idiotas!—regañó muy molesto a lo que sólo recibió silencio, suspiró para recuperar la compostura y escaneó con la mirada al grupo—aquí hay cinco personas y llamamos a seis ¿A quién le falta su compañero?

—A mí—Decía Illumi y el adulto arqueó una ceja extrañado.

—¿Por qué no vino?

—Le aburren las reuniones—Le salió una venita palpitante en la frente pero mantuvo la compostura (Con mucha dificultad), no había tiempo para más regaños.

—Repítele lo que se diga aquí.

—Así lo haré.

—Kite—Se dirigió al peli largo detrás de él y éste asintió.

—Mi nombre es Kite y este hombre es Ging Freecss, somos los líderes de la resistencia, para empezar la explicación a su llamado adentrémonos en la habitación—Pasó por en medio del grupo siendo seguido por este mismo para llegar a una gran mesa redonda, en esta reposaba un gran mapa, se posicionaban alrededor de este—gracias a los informes de Kurapika encontramos un sub-nido en una escuela de la ciudad Zaban, y todos saben lo que eso significa…—miró seriamente a los presentes ante el tenso silencio.

—Una madre de la prole está en la ciudad—Declaró Ging rompiendo el silencio—los llamamos porque haremos un grupo que purgará la guardería principal y matará a la madre de la prole, cuando hagamos eso los putrefactos que hayan producido morirán…—sus palabras se oían fáciles pero los presentes sabían del riesgo de muerte que implicaba.

—Haremos un plan y llevaremos el mejor equipo, pero por supuesto no los obligaremos a hacer una misión suicida—Decía serio el peli largo recorriendo con la mirada a todos los presentes—él que quiera irse allí está la puerta…

.

.

.

.

—¡Alguien debería darle un buen puñetazo a Illumi!—Se quejó gruñona la chica mientras caminaba al lado del moreno, se hallaban andando por un bosque.

—Alguien debería, pero esa persona no serás tú, Alluka—Advirtió serio y la aludida lo miró fulminante.

—¡¿Por qué no?! ¡Ese pelo liso hablaba de ti como si fueras basura y no es así! ¡Tú eres una luz como decía mi onii chan!—Gon esbozó una sonrisa nostálgica sin apartar la vista del frente.

—Si… solía decirme así. También que era un idiota ingenuo y que si no fuera por él me hubieran asesinado hace tiempo.

—Onii chan era muy cruel—Comentó con una sonrisa nerviosa.

De repente el sonido de corrientes de agua llamó su atención, anduvieron con más velocidad y al poco llegaron a una laguna con una cascada donde en sus rocas blancas se había instalado un campamente al sitió militar.

—Gon, Alluka—Una vos conocida los llamo, Kite se acercaba a ellos con una sonrisa—¿Qué hacen por aquí?

—Queríamos ver cómo está el grupo de apoyo—Dijo el moreno mientras miraba a un grupo de hombres y mujeres descansando o preparando sus armas.

—¿De veras? Bueno, son la misma banda de descerebrados de siempre, aunque era de esperarse teniendo en cuenta el tipo de líder que se gastan—Dijo con un suspiro de cansancio y el menor soltó una risilla por lo bajo, Alluka observaba con curiosidad.

—Neee~ ¿Grupo de apoyo?—Preguntó un poco confundida y el moreno la miró sonriente.

—No lo sabes ¿Verdad Alluka? Veraz normalmente la resistencia se ejecuta en grupos de dos personas, estas liberan las zonas que se les manda, pero cuando la misión es mayor que eso, cuando es una operación realmente importante, llaman a un grupo de personas elegidas por el mismo Ging y entrenadas por Kite, estas sirven de apoyo cuando la situación se pone fea, de allí su nombre grupo de apoyo—Finalizó de explicar con la atenta mirada de emoción de Alluka encima de él.

—¡¿Elegidas por Ging y entrenadas por Kite?! ¡Deben ser increíbles!

—Sí que lo son—Apoyó el moreno con una gran sonrisa a pesar de la expresión de cansancio del peli largo.

—Creo que los están sobrevalorando—añadió con pesar,  para él ese grupo sólo gustaba de hacer desastres pero admitía que tienen muchas agallas, quizás Ging los eligió por eso—¡Oigan ustedes! ¡Tienen visitas!—gritó a las personas que estaban junto al río, estás miraron y una en una empezaron a acercarse.

—¡Anda Gon! Cuanto tiempo sin verte.

—Estas más alto Gon.

—¡Dichoso los ojos que te ven Gon!—Se hizo un circulo de personas alrededor de Gon quien se rascaba la cabeza avergonzado de los diferentes elogios que le decían.

—En verdad aprecian a Gon…—Dijo Alluka con una sonrisa mientras miraba la escena.

—Es porque la mayoría fue rescatado por él—Una voz dulce se situó a su lado sorprendiéndola, no había notado para nada la presencia de alguien acercándose a ella—¡Oh disculpa! Tengo la costumbre de moverme con sigilo, lamento si te asuste—decía al darse cuenta de la reacción de la menor, Alluka la miró más de cerca, era una muchacha que tal vez tenía la misma edad de Gon, su cabello era largo hasta la cintura y de un color negro azulado, su piel era blanca y sus ojos negros brillantes, vestía unos shorts militares cortos con una blusa negra de tirantes junto a unas botas largas cafés. Le sonrió a la chica de forma cariñosa—mi nombre es Saya ¿Y el tuyo?

—Soy Alluka—Le devolvió la sonrisa a la otra.

—Debes haber pasado por mucho si Ging te eligió…—Miró de forma más compresiva a la menor quien puso un semblante confundido.

—A mí no me eligió nadie.

—¿Eh?—Parpadeó sorprendida—¿Entonces por qué estas con Gon?

—Soy su compañera.

—¡¿Su compañera?!—Dijo tan alto que los demás la escucharon.

—¿Qué pasa Saya? ¿Quién es compañero de quién?—Habló interrogante uno de los hombres que se hallaba junto a Gon, pudieron ver el semblante nervioso de la chica.

—E-Ella es compañera de Gon—Apunto a Alluka que veía confundida por la situación, y la confusión fue mayor cuando los demás la miraban con ojos de plato.

—¡¿Compañera?!

—¡¿De Gon?!

—¡¿De Freecss Jr?!—Decían todos al mismo tiempo mientras rodeaban a la chica en un círculo.

—Aun no la he presentado—Interrumpió Kite con una sonrisa mientras se ubicaba al lado de la chica—ella es Alluka Zoldyck, la compañera de Gon y nueva integrante de la resistencia—la aludida se ruborizo un poco al sentir todas la atención sobre ella.

—¡¿Zoldyck?! Eso quiere decir… ¿Eres la hermana de Killua?—Dijo un hombre para la sorpresa de la morena.

—¿Conocían a mi hermano?

—¡Por supuesto! Él y Gon nos salvaron el trasero muchas veces—Añadió con una sonrisa al ver el brillo en los ojos de la chica—Pero venga ¿En verdad quieres ser compañera de aquel chico tan temerario? Killua no la tuvo fácil ¿sabes?

—¡Oye!—Se quejó Gon con un puchero que fue opacado por la voz risueña de Alluka.

—¡Neeeh! ¡Cuénteme de mi onii chan y Gon!—Pidió emocionada mientras el grupo empezaba a relatar diferentes historias y experiencias. Kite se acercó a Gon quien miraba la escena con una cara nostálgica.

—Parece que se llevan bien…—Decía al peli largo que se ubicaba ya a su lado.

—Sabes que apreciaban a Killua ¿Cómo no iban a adorar a su tierna hermana?—Añadió con una sonrisa pero paró al ver la mirada decaída del moreno—lo siento… sé que esa herida aún está abierta…

—Está bien, me alegra escuchar de él…—Esbozó una sonrisa por lo bajo—aunque a veces me recuerda lo sólo que me siento…—dijo mientras volteaba a ver la cascada—este lugar… se siente tan nostálgico…

Continuará…

Siguiente

Anterior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *