Capítulo 28: Líos amorosos.

En algún momento en que era zarandeado en el aire Asui lo soltó y pudo tocar al fin el suelo. Casi se resbala, todavía había resquicio de polvillo en el piso.

—¡Midoriya dono! ¿Estás bien?

—¡Oye, no te le acerques tanto cuatro ojos!

Izuku tragó grueso cuando veía rayos y centellas emanando del cuerpo de Iida y Kaminari, pero nada se comparaba al aura oscura que emanaba el resto de sus compañeros.

—Ch-Chicos, reaccionen, u-ustedes no se comportan así…—Dijo entre balbuceos, viendo como los demás se le acercaban con aires amenazadores.

Pero para su alivio Aizawa se puso entre él y el resto de sus compañeros, ver el rostro severo de su profesor trajo algo de lucidez a los afectados.

—Ya fue suficiente, cada uno de ustedes irá a la enfermería en este mismo instante—Dijo, con su cabello levitando y sus ojos brillando en rojo.

Izuku dejó salir el aire que retenía aliviado, pese a las miradas inconformes nadie se atrevía a llevarle la contraria a Aizawa. Sin embargo unas voces lo distrajeron.

—¡¿Cómo que los estudiantes están mal?! ¡Ahora mismo me encargo!

—¡Espere! ¡No!

La puerta se abrió bruscamente y el individuo recién llegado entró con tanta velocidad que levanto otro humo de polvillo roza. Izuku se tapó la boca y la nariz de nuevo en pánico cuando reconoció la imponente figura frente a él.

—A-All Might—Llamó y el aludido volteó a verlo rápidamente con algo de preocupación.

—¡Midoriya mi chico! ¡¿Estás bien?! —Le preguntó e Izuku asintió nerviosamente.

—All Might lo siento, esto es…—Intentó explicarse pero el mayor negó con la cabeza.

—No tienes que decírmelo muchacho, salgamos de aquí y veamos que podamos hacer—Dijo sin esperar respuesta del más bajo cargándolo rápidamente sobre su hombro sorprendiéndolo. Estaba por salir con la misma velocidad con la que llegó, pero sintió algo extraño.

No podía usar su magia.

Una mano apretó su hombro y se encontró con la mirada roja de Aizawa.

—Alto All Might, respiraste este extraño humo, no puedo dejar que te vayas con Midoriya así—Advirtió el hombre para la sorpresa del mago número uno—baja el muchacho, tú y el resto de estudiantes deben ir a la enfermería.

All Might rió ampliamente.

—¡No te preocupes Aizawa! ¡Se requiere más que una poción amateur para afectarme!—Decía en una perfecta pose de grandeza aún con el menor removiéndose en su hombro,pese a ser consciente de que lo que respiró no era ninguna simple poción.

—Aún así, es mejor prevenir que lamentar—Y antes de que se diera cuenta Midoriya fue quitado de su hombro y ahora guindaba del de Aizawa.

—¡A-Aizawa sensei!—Llamó Izuku removiéndose en vano.

Nota, pese a tener una contextura tan delgada Eraserhead tiene muy buen agarre.

Aún sonriendo All Might frunció el entrecejo.

—Aizawa, tú también respiraste de ese humo. Parece que necesitas ir a la enfermería—Dijo All Might arrebatando el joven rápidamente bajo la mirada ceñuda del contrario.

—Sí, pero a diferencia de ti, mi habilidad me permite tener cierta resistencia a los hechizos—Y vuelve a tirar a Izuku hacia él, pero incapaz de volver a cargarlo pues el contrario aún sostenía al menor del brazo.

—Yo tengo más resistencia que tú—Replica All Migth tirando de nuevo hacia sí al ya mareado joven.

Izuku alzó la mirada a los dos imponentes magos, que emanaban auras retadoras mientras un tenso silencio se acrecentaba entre ellos. Oh Dios, es una broma ¿No? No pudo haber afectado a dos profesionales ¿Cierto? Es imposible ¿Verdad?

—¡Definitivamente estás actuando raro! ¡¿Ves que no puedes soltar al joven Midoriya?! ¡Pese a que lo puedes ver casi todos los días durante horas aquí mismo!—Reclamó iracundo All Might mientras aprisionaba entre sus brazos al menor quien se encontraba blanco por el pánico. Pero sus esfuerzos fueron en vano pues Aizawa de nuevo se lo arrebató con facilidad usando su habilidad.

—¡Estás mal All Might! ¡Estás diciendo idioteces! ¡Además cuando el chico está aquí se la pasa hablando de All Might esto, All Might lo otro! ¡Parece un disco rayado!—Gritó ahora Aizawa, cubriendo ahora entre sus vendajes el cuerpo de Izuku para evitar que se lo quitarán de nuevo.

—¡Obviamente! ¡¿Qué cosas puede decir sobre el mago desaliñado en su disfraz de caterpie?!

—¡Cállate! ¡Al menos yo no lo presiono a sobre exigirse con mi presencia!

—¡¿Qué insinúas?!

—¡¿Pueden creerlo?! ¡Incluso los maestros quieren monopolizar a Midoriya!

—¡Nos lo quieren quitar!

En algún momento de la contienda de los magos el resto de los estudiantes se unieron y ahora parecía una jauría de lobos. Irónicamente, el causante del caos fue dejado de lado en la discusión, tanto así como para escaparse y poner distancia para quitarse los vendajes de su sensei.

—Oh Dios… ¿Ahora qué hago?—Balbucea tirándose del cabello y sintiendo que incluso podría llorar del pánico.

—D-Deku kun…—Llama de manera nerviosa Uraraka, la aludida temerosa se había mantenido junta a la puerta sin saber muy bien qué hacer. Por fortuna parece ser la única que no respiró el polvillo.

Izuku pensó en huir con ella a pedir ayuda en la enfermería, pero al mirar de nuevo como tanto alumnos como los profesores estaban al borde de armar un alboroto peor, pensó que es mejor que se quedara y buscara la manera de mantenerlos calmados.

—¡Uraraka chan! ¡Ve a la enfermería y busca a Recovery girl, deprisa!—Llamó medio angustiado.

La aludida se sobresaltó antes de asentir rápidamente, pero al dar primer paso se resbaló con los resquicios de polvillo en el suelo y en el trayecto levantó otra tenue neblina rozada. Escuchó unos pasos y a alguien toser en seco mientras se ponía en frente de su compañera.

—¡Ack cof cof! ¡¿Qué demonios está pasando aquí?! ¡¿Qué es esta porquería rozada en el suelo?!—Se quejó enrabietado el recién llegado que sostenía un mantel.

—Oh no, no por favor…—Suplicó Izuku por lo bajo a cualquier ser omnipotente que le estuviera jugando una broma.

Uraraka se remueve adolorida entre quejidos mientras se sentaba, su vista primero capta unos zapatos plancos.

—¡Oye cara redonda! ¡¿Qué haces besando el suelo?!—Reclama la voz enfurruñada de Bakugou, Uraraka siente un tic en la ceja para luego alzar la vista para encararlo molesta.

—¡Qué no es cara redonda! ¡Me llamo Uraraka…! Occhako…—La voz se le fue bajando a medida que su mirada y la de Bakugou se cruzaban.

En algún momento dejaron de sentir enojo y un calor se les situaba en las mejillas.

¿Eh?

Balbucean ambos al mismo tiempo, sin dejar de ver al ser frente a ellos como si fuera la primera vez que lo vieran. Uraraka enrojece y Bakugou traga grueso.

(¡I-Imposible…!)—Piensan al mismo tiempo sin saberlo, algo parecido al pánico e incredulidad se les situaba en el pecho y mente.

(¿P-Por qué?)—Uraraka se pone de pie temblorosa, sintiéndose de repente cohibida por la presencia frente a ella—(E-Ese cretino, maleducado y patán… ¿Siempre ha tenido esa postura tan cool?)—y el aliento se le va, frente a ella se hallaba un Bakugou muy distinto, brillante, y hasta con una mirada de amabilidad.

(¿Qué demonios…?)—Bakugou siente un revoltijo ante el nuevo y repentino sentimiento que estaba enfrentando, de alguna forma la cara redonda de voz chillona estaba distinta, estúpidamente distinta. Ella resplandecía, demasiado, como una hada o ángel—(¿Qué rayos le pasa? ¿Qué se hizo para…?)—le costaba hilar ideas, el corazón le estaba latiendo muy rápido y de repente las palmas le sudaban.

El polvillo roza da miedo.

—Ch-Chicos…—La voz temblorosa de Izuku los despertó de su ensoñación, ambos intentaron disimular a su manera, una tomando sus mejillas rojas y el otro desviando la mirada mientras tapaba su boca.

—¡L-Lo siento Bakugou kun! ¡Lamento si te moleste!—Se apresura a decir la Occhako, sin atreverse a mirar al contrario.

Bakugou pone una mueca de desdén, o al menos lo intenta, los nervios lo han puesto más torpe como para actuar normalmente.

—¡¿Ah?! ¡¿Qué idioteces estás diciendo?! ¡Si me molestaras ya hace tiempo que te hubiera volado! No pongas palabras en mi boca…—Dice desviando la mirada y maldiciendo el calor en sus mejillas.

(Woohh con que ese es Kacchan intentando ser amable…)—Piensa choqueado ante la escena en que era testigo. Tanto Uraraka como Bakugou lucían como dos torpes protagonistas de un manga shojo, definitivamente ese polvillo era letal.

—L-Lo siento es sólo que yo…—En un acto involuntario vuelve alzar la mirada para toparse con la del rubio, admirar esos ojos carmesí la puso más roja de lo que ya era posible y la hizo perder todo el coraje que pudiera tener—¡Lo siento Bakugou kun!—dice mientras huye despavorida para la sorpresa del rubio.

—¡Ah hey! Tch ¡Espera Uraraka!—Su cuerpo actuó antes que sus pensamientos cuando fue a correr detrás de la chica.

—¡Uraraka, Kacchan, esperen!—Izuku sólo pudo verlos alejarse con la mano extendida, obviamente no iban a avisar a recovery girl.

—Midoriya….—Una voz opaca proveniente de Yaorozu le hizo sentir un escalofrío.

—Olvídate de ellos Midoriya…—Para cuando se dio cuenta se vio rodeado, la mirada ensombrecida de sus compañeros y profesores era la de una película de terror.

—A-Alto, tranquilícense, esto no son ustedes…—Balbucea aterrado mientras retrocede un paso con temor, lo cual alertó a todos los presentes.

—¡Midoriya!

—¡No huyas!

—¡Tras él!

—¡No! ¡Deténganse!—Y como si estuvieran sincronizados todos corrieron hacia él, Izuku soltó unas lágrimas antes de cerrar los ojos preparándose para el golpe. Pero tras los segundos lejos de sentir dolor, siente frío.

Los ruidos de conmoción lo hacen abrir los ojos, todos tenían hasta sus rodillas congeladas, pero antes de que pudiera seguir viendo una figura se posiciona protectora frente a él.

—Aléjense sus manos de él—La voz gélida de Todoroki lo deja absorto bajo la mirada enfurecida del resto de los presentes.

—¡Todoroki bastardo! ¡No te atrevas a llevarte a Midoriya!—Amenazó Kaminari forcejeando en vano con el hielo.

—Él es mío—Declaró en grave Todoroki, con su expresión severa e ignorando la mirada de incredulidad de Izuku—si alguna de sus sucias manos se atreve a tocarlo, congelaré hasta la última de sus células.

Ya sea la fuerza de la amenaza o por ser la primera vez que alguien lo reclama de una manera que jamás imaginó que fuera posible, Izuku siente las mejillas arder.

—T-Todoroki kun…—Llama y el aludido lo ve de reojo, pero entonces un violento crujido los interrumpe.

—¡Jaja! ¡Vas a tener que hacer algo mejor que eso para retenerme!—Exclamó tajante All Might.

Izuku jadea asombrado y Todoroki chasquea la lengua. En un movimiento rápido alza una ventisca de hielo cual neblina blanca, helando las pieles de todos los que están dentro del aula. All Might escucha un grito de sorpresa proveniente de Izuku, y divisa unas siluetas salir por la puerta.

—No escaparás…—Farfulla por lo bajo mientras alza su puño, preparándose para levantar una ventisca que saque todo el hielo de golpe.

Da un puñetazo potente puñetazo al aire…

Pero no pasó nada.

Un tic se sitúa en la ceja de All Might.

—¡Maldición Aizawa!

—¡No dejaré que quedes como el salvador!

.

.

.

.

Todoroki simplemente lo cargó como una princesa y se lo llevó tan rápido que no le dio tiempo de procesar lo que sucedía. Para cuando se dio cuenta estaban ambos dentro de un armario, con el bicolor mirando por la abertura de la puerta e Izuku con la vista en el piso y las mejillas rojas.

Estaba encerrado en un pequeño espacio con alguien que siente atracción hacia él, en estos momentos su cabeza estaba rememorando demasiadas escenas de películas románticas que ni recordaba haber visto.

¿Qué se supone debe hacer ahora? En su vida había enfrentado una situación como esa ¿Y si Todoroki lo toma a mal? ¿Y si el polvillo lo hace hacer una locura que lamentarán ambos más tarde? Nervioso alza la mirada para ver al contrario y se sobresalta cuando éste se la devuelve en silencio y expectante.

Debe decir algo ahora.

—G-Gracias por ayudarme antes, no sé qué hubiera pasado sino hubieras intervenido…—Dice, con el brazo tras la cabeza y de nuevo con la mirada en el piso porque los nervios le quitan el coraje. Todoroki pone una mueca de esfuerzo que no entiende del todo, y como no responde decide continuar—T-Todoroki kun… n-no sé qué estarás pensando ahora, p-pero todo lo que estás sintiendo es por culpa de una p-poción. N-No q-quiero herirte ni nada, no es no que no te aprecie creo que eres alguien s-sorprendente y atractivo, p-pero…

—Midoriya cállate un momento—Todoroki detiene los balbuceos casi incoherentes del contrario.

Izuku se sorprende y mira el gesto de incomodidad en el rostro de Todoroki. Intentaba disimular una mueca de esfuerzo, y fruncía el entrecejo con algo de fastidio.

—Qué efectos tan molestos…—Murmuró con acidez y eso hizo que Izuku despertara.

—Todoroki kun… ¿Acaso no te hizo efecto?—Observa con asombro a su acompañante quien mantenía la mirada en el suelo.

—Es vergonzoso este tipo de objetos ¿Por qué llevabas algo así en primer lugar?—Replica e Izuku baja la mirada a sus manos inquietas.

—E-Es un error, se supone que debía hacer otra cosa…—Admite nervioso y suplicando para sus adentros que no pida más detalles.

Todoroki suspira, intentando concentrar su mente en la situación actual y no en la presencia de Midoriya a su lado, algo que realmente requería de fuerza de voluntad. Endeavor le había dicho en algún momento que los efectos de un hechizo o poción se pueden controlar con tu mente, así que si se concentra debería lograrlo.

—¿Todoroki kun?—Llama de nuevo Midoriya a su lado, algo en su interior hace un revuelo sólo por oír su voz, voltear a verlo significaría ver esos ojos verdes lo que sería letal en su situación.

Todoroki se recarga en la pared contraria sólo para poner distancia, aunque Izuku no parece notar esto.

—Necesitamos encontrar a Recovery Girl, ella debe saber cómo neutralizar los efectos—Dijo alzando los puños hacia su pecho, un gesto casi imperativo e infantil, y algo tierno.

Todoroki maldice mentalmente la poción e intentan concentrarse nuevamente.

—El cuarto de enfermería cambió de sitio recientemente, debido a que las hadas estaban aburridas del paisaje de la entrada y decidieron tener vista hacia el jardín—Explicó para la mueca de ansiedad de Izuku.

Todoroki camina hacia un mapa viejo en la pared. No suelen usarse ya que los salones en UA se mueven a gusto de los espíritus mágicos, pero hay tres sitios que son inamovibles, la biblioteca y dos salidas de emergencias. La primera por acarrear un gran peso, y las dos últimas por razones de fuerza mayor como asegurar una huida rápida, una de estas llevaba directo a los jardines.

—Los jardines están por estos sitio—Señala una parte del mapa a lo que Izuku se le acerca para poder observar, intenta ignorar lo inquieto que lo hace sentir—estando en el jardín, será sencillo encontrar la enfermería.

—A las hadas les gustan las flores—Agrega Izuku mirando fijamente el papel oscurecido en la pared—deberíamos buscar en los jardines de rozas y girasoles.

Todoroki vuelve a poner distancia sin que lo note el contrario, hallando un alivio en sus palabras al ocurrírsele un plan para deshacerse del molesto malestar de esa poción.

—Dividámonos, tú busca el jardín de los girasoles y yo el del las rozas—Sugiere y para su bienestar mental Izuku asiente.

Ambos salen del armario, y Todoroki al fin respira tranquilo cuando Izuku se aleja. Ya de por si se sentía inquieto con su presencia, pero sumado a los efectos de lo que sea que haya respirado, apenas podía hilar ideas coherentes.

Chasquea la lengua empezando a andar, no estaba para esas tonterías, debería estar concentrado en volverse un mago. Por reflejo su mano apretó algo pero lo pasó por alto por estar concentrado en sus pensamientos.

Últimamente su cabeza ha estado rondando demasiado en Midoriya y sus extraños poderes cuando debería estar pensando en vencerlo. Sólo eso, nada más importa, de esa forma se acercará más a su objetivo, podrá deshacerse de su padre…

Su mano vuelve presionar aquello que sostiene.

—¡Eck!—El chillido lo despierta y al voltear se encuentra con la expresión sobresaltada y nerviosa de Izuku.

Lo contempla unos segundos consternado e incrédulo.

—¿Qué haces aquí? Se supone que debías ir al jardín de los girasoles—Interroga sin entender.

—E-Eso iba a hacer, pero…—Izuku enrojece bajando la mirada tímido y avergonzado, calla unos momentos y al no hallar las palabras correctas termina balbuceando—t-tú agarre es más fuerte que el de Aizawa sensei…

Entonces fue cuando Todoroki por fin bajó la mirada a su mano firmemente entrelazada con la de Izuku. La suelta de inmediato como si ésta ardiera y esta vez ambos ponen distancia.

—¿Por qué no dijiste nada?—Pregunta sobresaltado a lo que Izuku junta las manos nervioso.

—Quería hacerlo pero…—Dudó por un momento, pero de alguna forma encontró el valor para continuar—parecías solitario…

Tuvo un sobresalto, no esperaba escuchar algo así en un momento como ése.

—¿Qué estás diciendo?—Replica y su voz suena más grave lo que cohíbe a Izuku.

—Todoroki kun tú no… yo creo que tú—Su palabras divagaban y el pensamiento de lo que iba a decir se fue.

Cuando Todoroki tomó su mano repentinamente enseguida pensó que sucumbió al efecto del polvillo, pero al ver su expresión fría y solitaria, lo hizo dejarse llevar y observarlo. Que quizás podía hacer algo para cambiar esa mirada.

Apretó los puños y alzó la mirada decidido.

—Todoroki kun—Llamó y el contrario contuvo el vuelco que sintió en su interior al escuchar su nombre y reflejarse en esos ojos verdes, la concentración se le destrozó y sólo podía observar a Midoriya.

Izuku parecía totalmente decidido a decirle algo, sus brillantes ojos llenos de valor se lo decían, pero esa valentía se esfumó y fue cambiada por terror absoluto.

—¡Allí están!—La voz de Kaminari lo alertó.

Se vieron encontrados por el ejercito del salón 1A que exclamaba el nombre de Midoriya como un naufrago pidiendo agua.

Continuará…

Siguiente

Anterior

7 comentarios sobre “Capítulo 28: Líos amorosos.

  • el abril 2, 2018 a las 8:50 pm
    Permalink

    me encantó, tanta espera no a sido en vano :3

    Respuesta
  • el abril 3, 2018 a las 2:32 am
    Permalink

    Qué wen cap we. Fue increíble, de verdad te mamaste xd, amé cada párrafo ;v. Puedo morir en paz uwu

    Respuesta
  • el abril 3, 2018 a las 5:05 am
    Permalink

    OH, Por fin!
    Vi tu actualización en Wattpad e inmediatamente revise la pagina 🙂
    Estaba ansiosa por ver el desastre que haría el polvillo rosa

    Respuesta
  • el abril 3, 2018 a las 11:22 pm
    Permalink

    Omg, Siempre estuve revisando haber si se subia nuevo capitulo y hoy me acaba de dar un ataque al corazón. Amo esta historia!!! Sigue asi, me encanta <3

    Respuesta
  • el abril 4, 2018 a las 5:21 pm
    Permalink

    la verdad amo esta historia la empece a leer en wattpad pero la curiosidad de saber que pasaba fue mayor…amo esta historia ♥
    que decirte, desde el inicio me atrapo con su escritura y los diferentes sucesos que se han narrado, este capitulo me ha sacado unas buenas carcajadas y espero poder seguir leyendo mas

    Respuesta
  • el abril 6, 2018 a las 2:48 am
    Permalink

    Jajajajajajaja xD Alv, corran!!! Gran Torino, sálvanos!! Midnight!! Que se duerman los weros!! XD Ah, lo disfruté mucho, gracias por tu trabajo.

    Respuesta
  • el abril 8, 2018 a las 4:29 am
    Permalink

    Omg, Siempre estuve revisando haber si se subía nuevo capitulo, casi muero… Pensé q había entrado en hitus pero cuando entre hoy y vi q habías actualizado, dios me dio mucha mucha mucha emoción 😄 🙌🙌 casi como un ataque al corazón (ah re) pero lo q si grite como una histérica jeje . Amo esta historia y como la escribís/narras!!! Sobre todo como va avanzando la historia,todo muy armonioso, equilibrado y coherente
    Sigue asi, me encanta 💞💞💞
    Te estaré apoyando siempre, fighting 🙌💪

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *