Capítulo 14: Aspiración.

Así que al final te lo quedaste…—Nagisa sonreía nerviosamente mientras enredaba su dedo en el alambre del teléfono.

—También estoy sorprendido…—Dice, observando de reojo a Karma en el sofá viendo nuevamente la telenovela, es curioso que le terminara gustando ese tipo de programas.

¿Se supone que eres una especie de madre ahora? ¿Si sabes que aún eres menor de edad no?

—No seas ridículo—Le replica frunciendo el entrecejo—oficialmente Layla sigue teniendo su tutoría, pero permite que se quede aquí. Karma y ella se visitarán mutuamente.

Custodia compartida eh…

—No te burles—Le pide con una mueca de vergüenza, hasta él entendía lo inusual de su caso. Tras unos segundos de pausa consigue el coraje para seguir hablando y sacar el tema por el que había llamado al contrario—Gakushuu, sé que te he estado molestando y pidiendo muchas cosas. Pero necesito otro favor, es sobre la educación de Karma…

Por mi bien, llegará un momento en que me darás tu vida para pagarme todo lo que me debes—Nagisa sólo suelta una risa nerviosa pero sabiendo que esa era la forma de aceptar los pedido del contrario.

—Gracias Gakushuu.

Qué el demonio no te devore—Con eso último cuelga.

Nagisa suspira satisfecho, su mirada rueda en la silueta del peli rojo, no puede evitar sentir algo de emoción al imaginar verlo pronto con un uniforme escolar y leyendo libros, o pidiéndole ayuda con una materia o mostrándole con orgullo una nota alta en un examen.

—Nagisa, lo llevo pensando un rato pero… ¿Qué es educación?—Pregunta de repente Karma medio ido despertándolo de su ensoñación.

—¡Es el desarrollo de tus habilidades intelectuales, morales y físicas!—Explicó Nagisa con cierto entusiasmo ignorante del desinterés de Karma—irás a un sitio llamado escuela, los niños a tu edad normalmente estarían empezando a cursar el ultimo de primaria. Pero tú tendrás que cursar desde el inicio, puede que se te haga complicado al principio ¡Pero no te preocupes! Te estaré apoyando en todo…

—¿Qué gano yo con eso? —Interrumpe Karma, observando la escena de los protagonistas de la novela dándose un amoroso abrazo.

Su interrupción no disminuyó el entusiasmo de Nagisa por seguir explicándole. De hecho causó el efecto contrario.

—¡Demasiado!—Exclama sonriente—aprenderás un montón de cosas, conocerás a mucha gente, pulirás tus habilidades y ganarás experiencia.

—Ha…—Fue la opaca respuesta del peli rojo, Nagisa puso una mueca malhumorada ante su aptitud de desinterés.

Necesita motivarlo.

—Oh vamos Karma ¿No hay algo que quieras hacer cuando crezcas?—Pregunta, y al fin logra que el menor despegue la mirada de la pantalla.

—¿Cuándo crezca? ¿Es que hay algo que sólo puedo hacer cuando sea mayor?—Observa con expectación e interés la figura del contrario, Nagisa sonríe al obtener la atención que quería.

—Hay profesiones que requieren de experiencia y habilidades adiestradas, y eso sólo puede lograrse a través de una buena educación en una escuela y luego en la universidad—Explicó sintiéndose dichoso del interés que ahora brillaba en los ojos de Karma.

—Profesión…

—Lo que haces para sobrevivir y llevar una buena vida.

El peli rojo desvió la mirada a la pantalla por un momento, meditativo observó como la pareja de la novela se ponía lo que parecía unos anillos mutuamente y se decían palabras cursis. Regresó su atención a Nagisa.

—Nagisa ¿Lo que haces es una profesión?—El aludido se mostró sorprendido pero aún así asintió en afirmación—¿Y lleva educación?

—Pues… se podría decir que si—“Y una muy especial” pensó para sus adentros, Karma sonrió ampliamente.

—Entonces iré a la escuela, y tendré esa educación—Nagisa sonrió con emoción y felicidad—y cuando tenga todas la habilidades que necesito, quiero hacer la mismo que Nagisa.

El peli azul quedó de piedra ante la sonrisa de determinación del peli rojo.

—¿L-Lo mismo?—Balbucea a lo que Karma asiente repetidas veces con cierta emoción. Nagisa junta los dedos nerviosamente—K-Karma, me haces feliz con tus palabras pero… no es necesario, este mundo es muy grande y encontrarás algo mucho mejor que se adecue a ti…

Karma frunció el entrecejo y negó con la cabeza.

—Nagisa eres realmente bueno en lo que haces—Empieza bajo la mirada de confusión del mayor—pero aquella vez, cuando peleaste con aquel sujeto, dejaste que te hiriera ¿Pasó algo parecido cuando te encontré en el baño con esa cortada en el brazo? ¿Acaso dejas que te lastimen a propósito?

—Karma es una estrategia…—Intenta explicar pero el menor niega nuevamente con una expresión de reprimenda que lo hace sentirse regañado.

—No me importa lo que digas, no quiero que te hagan ni mucho menos te hagas daño. Si es tú única estrategia para lograr hacer tu trabajo, entonces yo crearé más y mejores estrategias, me volveré más fuerte para que no vuelvas a dejar que te lastimen. Lucharé por lo que quiero.

Nagisa lo mira con los ojos abiertos, termina por sonreír de forma algo involuntaria pues aún prefiere que el menor escoja otro camino, pero aún así le reconforta el interior.

—Y cuando sea mayor… hagamos eso—Karma apunta al televisor y Nagisa mira la imagen de los novios partiendo el pastel de bodas. Arquea la ceja sin entenderlo del todo.

—¿Un pastel?—Pregunta y Karma frunce el entrecejo malhumorado por su respuesta.

—¡No! ¡La fiesta! Etto…—Mientras el mayor lo mira confundido intenta buscar la palabra correcta, la habían repetido durante todo el episodio no se le pudo haber olvidado—¡Boda!—dice por fin con una sonrisa y sorprendiendo al contrario—cuando sea mayor, tengamos una boda.

Declara con seguridad y una mirada de determinación, Nagisa se le queda mirando por unos largos segundos procesando sus palabras.

Sus labios se aprietan por un momento antes de estallar en risas.

—¡No te rías! ¡Es en serio!—Le replica Karma con las mejillas rojas y algo enfadado, pero aún con sus palabras Nagisa no puede dejar de reír.

En ese momento sólo era la dulce ocurrencia de un niño.

Continuará…

Siguiente

Anterior

Un comentario sobre “Capítulo 14: Aspiración.

  • el mayo 5, 2018 a las 11:12 pm
    Permalink

    ohh, un boda, ya lo estoy esperando :DDDDD

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *