Capítulo 13: Melancolía…

Había muchas cosas que odiaba, el aburrimiento, el estrés, sus estúpidos y descerebrados superiores, papeleo, ir al baño y que no haya papel… Pero nada de eso se comparaba  a esto, un maldito hospital. Ging tenía una terrible suerte con ellos, siempre que terminaba allí alguien moría, sus compañeros, sus padres, su mujer…

—La matricula era… una “t” en mayúscula y los números… cero, tres, cinco, cuatro—Finalizaba de decir Killua. Ambos estaban en la gris sala de espera.

El pesado ambiente de personas enfermas, otras con caras de desesperación por la espera, el olor a enfermo, sumados al ya muy mal humor de Ging, habían hecho ya más tensa la situación de lo que ya estaba.

—Illumi quería que me fuera con él…—Su flequillo blanco tapaba su opaca mirada vacía fija en algún punto del piso.

—Pero no lo hiciste—Agregó Ging recargado en la pared con los brazos cruzados.

—Si lo hubiera hecho probablemente no hubieran atropellado a tu prima—Declaró.

—“Probablemente”—Hizo el gesto con los dedos de una mano—no puedes predecir lo que va a hacer Illumi, ya deberías saberlo.

—Cierto…—Susurró por lo bajo con la cabeza gacha.

Ambos escucharon como alguien se acercaba, un hombre delgado, alto, de cabello plateado y largo hizo una breve reverencia ante Ging.

—Gin san ya eh hablado con todos los testigos ¿Quiere ver las cámaras de transito?

—Sí. Killua…—Llamó a lo que el nombrado lo encaró desganado—te encargo a Gon—el menor abrió los ojos en sorpresa. Quiso decir algo, pero Ging despeinó sus cabellos para su sorpresa y se retiró sin decir más nada.

Y entonces se quedo sólo en ese pasillo con personas enfermas.

—¿En qué rayos piensa? ¿Qué se supone haré con Gon?—Jugueteó con sus dedos nervioso, desde que estabilizaron a Mito, Gon no se había despegado de su lado.

Más dudoso que nunca se levantó de su asiento, y caminó hasta la sala de urgencias. Después de varios pasillos oscuros lo encontró, mirando con expresión perdida y distante la vitrina donde al otro lado estaba la mujer conectada a un respirador y un monitor mostraba su ritmo cardiaco. Gon le daba la espalda y Killua sólo se le acercó en silencio, no sabía que decir o hacer para animarlo, en su casa la única que lloraba era Alluka y bastaba con acariciar su cabeza y darle un dulce para que parara, pero obviamente eso no funcionaría en esta situación.

Y Bien… ¿Qué debería hacer?

—Hey… ¿Tienes hambre?—Fué lo que salió de su boca, bien que no han cenado ni nada por el estilo, y conocía lo mucho que devoraba el moreno, pero esta no era una situación que le abriera el apetito a alguien. Como supuso Gon negó apenas moviendo la cabeza sin siquiera mirarlo.

—¿Quieres beber algo? Aunque el agua de este lugar sabe raro, o podrías tomar café, aunque no pareces de ese tipo ¿Se te antoja probar? Es algo amargo pero si le echas leche o chocolate no está mal…—Hablaba prácticamente sólo, ya que el menor negaba con la cabeza o murmuraba algún sonido en negativa.

Después de un rato de silencio Killua movía sus dedos inquietos dentro de los bolsillos de sus pantalones, había usado lo mejor que se le ocurrió y no sabía que decir, maldición ¿Con que cara debe animarlo? Prácticamente es por culpa de él que esté pasando por eso, quizás lo mejor es dejarlo sólo…

—Dijeron que está durmiendo…—La voz apagada lo sorprendió abruptamente, justo cuando se disponía a irse—dijeron que está teniendo un sueño muy largo… que en cualquier momento despertaría…

El albino bajó la mirada, sintiendo un terrible nudo en la garganta que le hacía difícil respirar.

—Ella… despertará pronto—Dijo lo único que se le ocurrió decir mientras apretaba sus puños con impotencia, Gon no respondió.

Sentía un revoltijo en su cabeza, se sentía culpable por no irse y se sentía inocente porque al fin a cabo era culpa de Illumi, se quería ir, se quería quedar, no sabía qué demonios hacer en esta situación…

—Nunca debí haber venido…—Tomó su frente con la mano mientras entrecerraba los ojos con pesar—creo… que lo mejor es que me vaya…

Entonces Gon volteó a verlo, con los ojos cristalinos por las lágrimas, con una mueca de tristeza en todo su rostro.

—¿Te irás?—Dijo acongojado a lo que el contrario observaba el suelo incomodo.

—No… bueno, si lo hubiera hecho…

De repente Gon caminó hasta él y lo tomó de los hombros mirándolo directamente a los ojos.

—No te vayas…—Susurró en una súplica con una lagrima rodando por su mejilla—no te vayas… no quiero que te vayas…—bajó la cabeza hasta poner su frente en el pecho del más alto—no me dejes sólo…—se agarró a él, buscando salvación para el miedo que sentía.

Killua lo contemplaba allí, viendo como se derrumbaba entre sollozos mientras se aferraba a él, no sabía porque pero la vista se le hizo lacrimógena, mientras lentamente con sus brazos rodeaba al moreno.

—N-No me iré… me quedare aquí—No sabía que tan ciertas eran sus palabras, no estaba totalmente seguro de lo quería hacer, no… él sabía lo que quería pero le daba miedo el sólo imaginar las consecuencias que traerían al intentarlo.

“Tú no perteneces aquí, tú sola presencia se diferencia de la de ellos”

Illumi sabía exactamente que palabras lo afectaban.

Aunque él ya sabía lo diferente que era de Gon, era tan obvio que se le restregaba en la cara, pero no le molestaba, no hasta ahora…

—Killua…—La voz del menor lo sacó de sus pensamientos—gracias…

Se vió así mismo abriendo los ojos con expresión incrédula.

—¿Por qué?—Interrogó intensificando el abrazo hacia el menor—¿Porqué me agradeces?

Gon no respondió, estaba sumido en su propio lío de emociones y confusión, sólo escondió su rostro en el hombro del más alto, soltando leves sollozos.

Killua suspiró por lo bajo y acarició la cabeza del menor mientras éste se descargaba hasta empapar su suéter, era lo único que se le ocurría hacer para ayudarlo a llevar más amena la situación.

Killua sabía que estaba hecho un lío por dentro, pero justo ahora y en este momento, Gon estaba peor, y lo necesitaba, lo necesitaba con desesperación.

Continuará…

Anterior

4 comentarios sobre “Capítulo 13: Melancolía…

  • el enero 6, 2018 a las 8:53 pm
    Permalink

    plis sube la continuacion :,v lo espero con ansias

    Respuesta
  • el junio 15, 2018 a las 3:09 am
    Permalink

    Actualiza pronto quiero mas, quiero ver como killua se confiesa a gon, como matan o encierran a el puto de illumi, y como gon y killua se casan. se sueño mucho actualiza pronto

    Respuesta
  • el julio 12, 2018 a las 10:23 am
    Permalink

    Hola esta genial gon es tan tierno es como el fuego el siempre es calido y su llama siempre esta encendida pero por culpa de illumi pareciera que la llama se extinguira poco a poco y killua es tan encantador que se quede con gon y mito pobre me da pena ella no merecia esto ella siempre tan linda y comprenciba ella que acepto criar a gon killua y alluka que mal le a echo al tonto de illumi ella es la clase de mujer que quieren ser muchas y ging estoy soprendida en esta historia porlomenor no es tan vago y desnaturalizado porlomenos se preocupa por gon y ayuda a mito con algo de dinero saben ami me gustaria que ging y mito terminaran juntos ellos son una pareja muy buena e interesante mito es tan linda y es muy bella ella puede llamar la atencion de cualquier hombre si quisiera y ging aunque es un vago que solo se preocupa por el se preocupa por mito y ambos son los padres perfectos para gon en el anime ging y mito se notaba que se querian cuando eran niños fue muy triste como terminaron pero ging fue muy egoista por dejar a gon solo por sus sueños pero mejor asi mito fue la madre perfecta para gon sigue esta genial (^-^)

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *