Capítulo 31: Accidente.

Justo cuando iba de camino a su casa recordó que había olvidado devolver un libro a la biblioteca. Y aunque podía hacerlo al día siguiente, saber que en su “hogar” su hermana llegaría tarde de la universidad y estaría a solas con “él”, lo hizo regresarse todo ese tramo hacia UA. Con la tarjeta de biblioteca puede pasar sin ningún problema ni represalia, puede que incluso se quede unos minutos a leer algo.

Bajo la luna la academia UA adoptaba una imagen más mística, la hora nocturna era en donde las criaturas mágicas aprovechaban para salir a dar una vuelta o hacer alguna travesura infantil como cambiar las señalizaciones o robarse los bocadillos de la cafetería. Todoroki no puede evitar quedarse viendo el brillo de un hada pasajera o divisar como se escapa un pequeño duende por algún rincón.

Era de alguna forma relajante.

Al girar en una esquina divisa signos de desquebraje y lo que parecía una de las pelotas purpuras de Mineta en una papelera. Eso le trae los recuerdos del disparate que pasó en la tarde, y por sobre todo su forma de actuar.

Una mueca de desagrado aparece en su rostro, era humillante recordar el sin fin de emociones que le recorrían el cuerpo sólo por tener la presencia de Midoriya cerca, y aquel “incidente” fue la coronilla del pastel. Fue estúpido evadirlo de la forma que lo hizo cuando cruzaron miradas en la enfermería, se supone que iba a decirle que “eso” fue un acto involuntario y que no deberían darle tantas vueltas y seguir con sus vidas.

Sin embargo cuando los brillantes ojos verdes le miraron, más el rubor en sus mejillas pecosas, le quitó cualquier gana de zanjar el tema y procedió a retirarse a una velocidad anormalmente rápida.

Patético, él ya no está bajo los efectos de ninguna poción, no tiene porque actuar así ni mucho menos sentir ese enredo que sentía en ese momento. Definitivamente hablaría con Midoriya y aclararía el asunto, de lo contrario su cabeza le dará mil vueltas y no podrá volver a estar tranquilo.

Ver las grandes puertas de la biblioteca le saca de sus pensamientos, llamándole la atención cierto detalle.

Un brillo tenue colándose por debajo de la puerta.

Pese a lo inusual de eso no se sorprende, a veces se ha encontrado con que las hadas hacen danzas o canticos risueños en la silenciosa biblioteca como acto de travesura.

Tranquilamente iba a abrir la puerta cuando unas voces lo detienen.

—¿Q-Qué hago ahora?

—¡Nuestro manto de Asteria recrea aquello que buscamos! ¡Es un reflejo de la imaginación misma!

Reconoce esas voces, eran Midoriya y aquel extraño anciano. Todoroki no era alguien metiche ni especialmente curioso, pero en ese momento le invadió la intriga.

—¡Apunta a una dirección y pide en voz alta lo que quieres y lo verás!

¿Qué están haciendo esos dos? Era algo que extrañamente quería averiguar. Lentamente abrió la puerta, y lo que vislumbró fue el cielo nocturno con más estrellas que había visto en su vida…

—¿Una mariposa?

—¡Las mariposas representan el cambio y son el emblema de los alquimistas! ¡Lo que sea que vayas a crear tiene algo que ver con las mariposas!

¿Alquimista? Es la primera vez que escucha algo así, y además ese era el manto de asteria más deslumbrante que había visto en su vida, ni siquiera su padre hacía algo igual.

De repente una parte empieza difuminarse hasta que una silueta empieza a distinguirse. Todoroki reconoce los ojos verdes que le miraban en pánico.

—¡To-Todoroki kun!

—Midoriya…—Llama sin ocultar su asombro, Izuku alza las manos como si fuera apuntado con un arma, a su vez el manto estrellado cae al suelo revelando los componentes con los que fue hecho. Escarcha de hada, una perla y…

—¿Polvillo solar?—Dice mirando al suelo lo nombrado para luego alzar la mirada para volver a Midoriya quien se hallaba pálido y con el labio temblando—¿Midoriya acaso tú…?

Pero sin dejarlo terminar, un fuerte golpe detrás de su cabeza lo hace perder el conocimiento desplomarse en el suelo. Izuku lo ve caer blanco del terror.

—¡Por Dios! ¡¿Pero que ha hecho Gran Torino?!—Exclama Izuku llevándose las manos a la cabeza en pánico, importándole poco que gritara.

Torino le mira con los ojos abiertos y el bastón alzado producto de que le haya dado un golpe al joven recién llegado.

—¡¿Qué crees que hago?! ¡Este chico vio lo que hiciste y el polvillo en el suelo!

—¡Pero esa no era la forma de lidiar con la situación!

—¡Entre en pánico! ¡¿Sí?!

Izuku empieza a caminar agitado en círculos, tomando de sus cabellos a punto de arrancarlos.

—¡Oh Dios Todoroki kun definitivamente nos vio! ¡Y encima lo golpeamos! ¡¿Qué se supone voy a decirle cuando despierte?! ¿Y si nos delata por venganza por el golpe? ¿Y si me expulsan? ¿Y después voy a prisión? ¿Y me toca compartir celda con un hombre corpulento que me obligue a ir a las duchas? ¡Oh mama lo siento tanto!

—¡Cállate mocoso! ¡Me pones nervioso también!—Torino limpia el sudor de su frente con su mano de madera. El corazón le latía tan rápido que creía que le iba a dar un infarto allí mismo—mira sólo… sólo busquemos algo con que llevarlo y saquémoslo de aquí antes de que más personas nos vean ¿Sí?

Izuku sólo asiente a punto de romper en llanto.

Consiguieron un saco oscuro en el que, a pesar de las protestas de Izuku y la culpa que sentía, metieron a Todoroki. Al fin a cabo Torino era el que mandaba, llevaba la parte de las piernas mientras que Izuku lo tomaba de los brazos.

A duras penas lograron cruzar los pasillos sin cruzarse con ningún vigilante. La oscuridad de la noche era su único escondite, y la luna la única testigo, o eso pensaban hasta que una risa sonora y una imponente figura bajaba repentinamente del cielo.

Interesante momento que All Might escogió para aparecerse.

—¡A-All Might!

—¡Estoy aquí joven Midoriya!—Decía con su sonrisa deslumbrante de la que ahora mismo Izuku se sentía indigno de recibir—lamento verte a esta hora, pero he tenido que hablar con el director y pedir disculpas sobre el disparate de esta tarde ¡Pero ya pasó! ¡Ahora estoy aquí para acompañarte a tu casa!

Exclamó con vigor con los brazos extendidos. Realmente lo que quería era hablar un rato con Izuku, primero regañar su mala acción sobre llevar el polvillo roza a las clases, y segundo y más importante pedir disculpas por sus malas acciones, ya que en vez de ayudarlo terminó siendo el que más desastres hizo.

Como su responsable debía actuar correctamente.

—Joven Midoriya, sobre lo de esta tarde… lo lamento mucho yo debí actuar de mejor forma, fue una conducta vergonzosa. Debes saber que yo…—Su monólogo fue perdiendo voz cuando notó la mirada de pánico de tanto el joven como el anciano, entonces reparó en el gran saco negro que ambos cargaban.

—¿Qué llevan allí?

—T-Toshinori, aquí llevamos… Emmm…

—¡A-Ah! ¡B-Bueno! ¡Y-Yo! ¡N-Nosotros…!

Por el pánico a Izuku se le cayó su parte del saco.

Durante un minuto el trío observó en un silencio sepulcral como un brazo se había salido del hueco del saco…

Torino miró a All Might, All Mighit miró a Izuku y éste alternó la mirada en ambos.

Volvieron a pasar unos segundos, tiempo en que la piel de All Might se volvió tan blanca como su sonrisa, Izuku empezaba temblar y Torino sacaba el pañuelo para limpiar el excesivo sudor en su frente.

Por fin el silencioso fue roto por el grito de tres personas unidas.

—¡¿Pero que han hecho?!

—¡Podemos explicarlo!

—¡Juro que fue en defensa propia!

Si bien los tres se encontraban en un estado deplorable de pánico, el imponente mago número uno era el que más nervioso y aterrado lucía. Miro con el seño enardecido al anciano.

—¡¿Tú fuiste verdad?! ¡¿Cómo pudiste involucrar al niño en tus fechorías?!

El par se sobresaltó por sus acusaciones.

—¡No All Might, no es así!

—¡Es cierto! ¡Yo no hago ninguna fechoría!

Pero el mago no hizo caso a ninguna de las declaraciones, y rápidamente bajó el cierre del saco y observó con horror el rostro durmiente de Todoroki.

—¡Oh my God el joven Todoroki! ¡O me voy a la cárcel o me mata Enji! ¡Y yo no pienso volver a la cárcel!—Decía llevando sus manos a la cabeza en un pánico total que desentonaba totalmente con su apariencia.

—¡A-All Might por favor cálmese! D-Debemos mantener la calma y pensar lo que vamos a ha… espere ¡¿Estuvo en la cárcel?!

—J-Jove Midoriya tienes razón… debo calmarme…—Dice, ignorando las preguntas de Midoriya respecto a su infructuoso pasado—primero ¿Cómo es que el joven Todoroki llegó allí?

—M-Me vió usando el manto de Asteria, y Gran Torino…

—Hice lo que tenía que hacer—Declara el nombrado cruzándose de brazos en gesto malhumorado.

All Might le mira con desaprobación.

—¿Y que se supone pensaban hacer con él?

Y ahora Izuku también le miraba. Suda un poco más…

—Bueno… ¿Dejarlo en un basurero?

¡Gran Torino!—Gritan tanto All Might como Izuku.

—¡¿Pero en qué demonios piensa anciano?! ¡No es un cadáver!…….. ¿No lo es verdad?—Rápidamente se agachó a poner dos dedos en el cuello de la víctima y soltó el aliento con alivio cuando confirmó su pulso—¡Definitivamente pensaremos en otra cosa!

Torino bufa con mal humor.

—Pues estoy abierto a alternativas.

—Uhh…—All Might mira a los lados nerviosamente, se rasca la cabeza, ve a Izuku, a Torino y después al inconsciente en el saco. Tras quedarse unos minutos en un silencio ensordecedor su cabeza al fin expulsa una idea—¡Llevémoslo a su casa! Lo dejamos en su cama, y a la mañana siguiente actuamos como si nada hubiera pasado ¡Pensará que todo fue un sueño!

Pasaron breves segundos de silencio en que ambos alquimistas miraban fijamente y sin expresión al mago.

—All Might…

—¡Es la idea más estúpida que he oído en mi vida! ¡¿Y se supone que eres el mago número uno?! ¡¿Hiciste trampa en el examen verdad?!

—¡Es mejor que dejarlo abandonado en un basurero!

—¡Cuidadito con lo que dices jovencito!

—¡Oh dios! En serio voy a terminar en la cárcel, hasta aquí llega mi vida estudiantil ¡Mama perdóname!

Pasaron alrededor de treinta minutos en eso, con All Might y Torino discutiendo a toda voz importándoles poco que los pudieron escuchar, y con Izuku de fondo murmurando por lo bajo sus posibles y dramáticas tragedias.

Hasta que por fin decidieron acatar el plan del mago.

Continuará…

Siguiente

Anterior

3 comentarios sobre “Capítulo 31: Accidente.

  • el junio 2, 2018 a las 5:59 pm
    Permalink

    jajajajajaja de verdad extrañana tu historia, estos capitulos me suben el animo siempre y ver una actualizacion tuya me llena de emocion

    Respuesta
  • el junio 4, 2018 a las 9:39 pm
    Permalink

    oh dioss, que graciosos, pobr todorokii
    que risa

    Respuesta
  • el junio 6, 2018 a las 11:18 pm
    Permalink

    Amé Los caps <3. Sigue así uwu

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *