Capítulo 15: El viaje.

El entrenamiento esta vez fue especial, no sólo porque en ésta ocasión estuviera All Might presente, sino porque cuando comentó lo del viaje escolar tanto mago como alquimista se mostraron sorprendidos y muy interesados.

Torino argumentó que era la oportunidad perfecta para que Izuku aprenda el valor de los materiales y que aprovecharía el tiempo para enseñarle a identificar cuales debe traer para sus obras de la alquimia, por el contrario All Might insistía en que el joven debía aprender en ese tiempo técnicas de supervivencia ya que la exploración conlleva mucho peligro y no quiere que se haga daño.

El desacuerdo trajo una ardiente discusión de la que Izuku fue testigo mudo y analítico.

¡Yo soy el alquimista y sé que es lo que conviene!

—¡Pero yo hice esos viajes de UA y sé lo peligrosos que son!

Desde su perspectiva ambas ideas tenían mucha importancia y de gran valor para el evento, por eso tímidamente interrumpió la contienda de los mayores alzando la mano. Explicó su opinión y preguntó con decisión en sus ojos si podían enseñarles ambas cosas.

Primero vió la expresión reacia de All Might próxima para una negativa; pero  ambos se sorprendieron cuando fue Torino el que habló.

El muchacho tiene razón, le enseñaremos ambas.

All Might en seguida cuestionó su decisión, pues ambas enseñanzas eran de suma importancia y debían enseñarse con ahínco y que si empezaban desde ese viernes, y aprovechando que el lunes era festivo, tendrían sólo cuatro días más o menos para que el joven aprendiera. Simplemente no era suficiente tiempo.

Torino sonrió cual gato de Cheshire, y planteó una solución que mataría a dos pájaros de un tiro.

Abandonar a Izuku a su suerte en un bosque oscuro y prohibido por lo peligroso que era, durante todo el fin de semana y con la estricta orden de que si no conseguía las peticiones que le dejó que no se moleste en volver. Era una situación donde “aprendías o morías”, por supuesto esto último no sucederá pues All Might y él intervendrían en cuanto presintiera que algo andaba mal.

También le dejó un morral con un manual de recursos básicos de creación y otro de supervivencia. Era así de generoso.

Pese a los reclamos de All Might, el hombre no pudo salvar al pobre chiquillo de su destino atroz  y sólo pudo verlo temblar mientras caminaba hacia la espesura del bosque, donde casualmente oyeron aullar a los lobos. Aunque se veía a leguas de que estaba asustado, admitía que admiraba el hecho de que no se haya quejado y ni siquiera volteado a ver atrás.

Ahora ambos, Torino y All Might, esperaban ese lunes por que apareciera el chico. Llegaron a la mañana y siguieron esperando mientras atardecía, el mago caminaba de un lado a otro mientras se comía las uñas por la ansiedad, muy diferente del alquimista, quien había previsto la tardanza y traído una silla plegable, un libro grueso y un jugo.

—Ya casi van a hacer las 7:00, o Dios que esté yendo al baño, que esté yendo al baño…—Murmuraba, ya haciéndose imágenes terribles de lo que pudo haberle pasado al menor con el sonido de Torino cambiando página a su libro.

— Por cierto ¿Qué tal la investigación? He visto en las noticias que esos crímenes están muy serios—Dijo Torino tranquilamente, en serio no se creía la facilidad con que trataba ese tema pese a lo serio que es.

El caso de las “manos amputadas” ha salido por todos los noticieros, junto con los rumores de tráfico de flores solares esparciéndose por todo Japón. Y pese a sus grandes esfuerzos combinados a los de las autoridades, no han encontrado nada.

—El caso llegará a la elite—Agregó, mientras su semblante se endurecía de forma seria.

La mirada de Torino rodó hacia su ex pupilo, contemplando su gran figura y comparándola mentalmente con la de hace años en sus inicios, una imagen donde reía y ella lo felicitaba. Suspira con un poco de nostalgia, ahora es todo un orgulloso y decidido mago, cargando con todo tipo de responsabilidades en su espalda.

Su pensamiento regresa al caso, recordando los videos e imágenes que cámaras metiches y periodistas testarudos habían capturado. El ojo ignorante no podía ver lo que los suyos de alquimista o el de un mago experimentado podía observar, rastros de polvillo, por lo que le había contado Toshinori, de un color negro.

—Crees que un alquimista está involucrado—No es una pregunta sino una afirmación obvia, ambos saben que sólo un alquimista puede crear semejantes cosas. Más sin embargo tenía una duda carcomiéndole por dentro desde que el mago le llegó con la petición de que entrenara al chiquillo—¿Piensas que Midoriya puede ayudarte?

—¡Oh no, no!—All Might negó con la cabeza totalmente reacio—todavía es muy joven e inexperto para involucrarlo en este tipo de cosas. O no, seguiré buscando a Lyon.

—Ese cascarrabias egoísta no te ayudará—Declara pero el contrario niega nuevamente.

—En cuanto sepa que están usando el polvillo de esta manera vendrá por su propio pie—Dice, con la seguridad en cada palabra.

Torino se encoge de hombros y cambia la página de su libro.

—Si le dijeras al chiquillo sobre ese asunto seguramente intentaría aprender el doble de rápido—Agrega, y no necesita mirar para saber que Toshinori negaba con la cabeza.

—El joven Midoriya aprende a un excelente ritmo, y apenas está digiriendo el hecho de que está aspirando a una profesión totalmente desconocida. No quiero ponerle más presión.

—Si lo sigues mimando tanto nunca dejará de ser un llorón—All Might se rasca la mejilla con algo de nerviosismo, no considera que oponerse a la idea de enviar a un bosque prohibido a un niño inexperto de quince años sea exactamente “mimar” pero no tiene deseo de iniciar otra discusión con su maestro.

—Es tímido, inseguro y friki a más no poder, pero puedo verlo en sus ojos—Agrega, mientras pone las manos en la cadera en pose firme—un día no tan lejano, hará grandes cosas, sé que marcará una diferencia en el mundo de la magia.

—Es un enclenque ingenuo—Interrumpe el anciano.

—Persistente y con espíritu—Agrega el mago—si crees y luchas por ello, todo es posible. Es… algo que ella decía.

Hubo un momento de silencio en que sólo sopló el viento nocturno, Torino cerró su libro debido a que se habían ido sus ganas de seguir la lectura.

—¿Aún piensas en ella?—Pregunta, Toshinori suspira y mira el cielo oscurecido con cierta añoranza en su mirada.

—Imposible no hacerlo.

—No te sigas culpando, ya no eres un niño.

—Podría decirte lo mismo.

—Yo era el adulto y experto alquimista en aquel entonces.

—Y yo su aprendiz recién graduado de UA.

Ambos se miran, al principio con malhumor, para luego suspirar al unísono. De todos los temas posibles, ese era el que precisamente perdían cualquier gana de discutir. All Might estiró sus brazos al cielo y Torino se acomodó mejor en su asiento.

—Sea como fuera, juré que no volvería a pasar—Declara, y estira sus puños al cielo estrellado con la mirada brillante y dura—y cuidaremos del camino del joven Midoriya como ella lo hizo conmigo.

—¿Cuidaremos? Dale un descanso al viejo—Agrega con un suspiro y All Might no puede evitar reír antes de voltear a verlo.

—Vamos, se qué te agrada en el fondo.

—Supongo.

—¿No crees que se volverá un gran alquimista en el futuro?

En eso escuchan  el sonido de unos matorrales removiéndose, y entonces ven a un maltrecho individuo; con las ropas rasgadas, raspones, suciedad y un semblante de muerto viviente en su pálido rostro. Arrastra en el suelo lo que parece un saco donde suponen su contenido era el pedido de Torino.

Izuku suelta el saco, cae de cara al suelo, mira con una expresión de plegaria a los mayores y estira el brazo hacia ellos.

—A…gu…a—Murmura en su último aliento antes de desmayarse.

La escena deja con cara de horror a All Might mientras que Torino mantenía ese semblante de aburrimiento en su arrugado rostro.

—Yo que tú amplío mis opciones.

—¡Maestro!

—Yo no más digo.

La noche terminó con ellos dos socorriendo al menor.

.

.

.

.

Era un lindo día, sol brillante y el cielo despejado pero Izuku igual no estaba del todo alegre. Pese a que lo encontraron en un estado de inanición, y algo de sarpullido en su piel, lo que realmente le molestaba era que apenas sobrevivió a la prueba de los mayores.

En la enfermería lo atendieron y rápidamente gracias a la magia sanaron sus heridas. All Might trataba de confortarlo con explicaciones de que era una prueba suicida y que más bien logró pasar sin mayores males.

Por otro lado, Torino no estaba con nimiedades o “malcriadeces”; directamente le dijo que aprobó la mitad de la prueba al traer lo correspondiente del pedido en buena calidad, pero que su estado deplorable mostraba que fracasó rotundamente en lo que respecta a supervivencia.

¿De qué sirve que consigas los ingredientes si te mueres en el trayecto?

Con esas palabras le dejó muy en claro que se olvidará de pasar esa actividad del viaje o siquiera formar parte de la elite con esas habilidades.

También dijo que rezará a todos los dioses por que su compañero siquiera sepa encender una fogata para que no mueran ambos.

Por lo que en definitiva, Midoriya se hallaba entre nervioso y asustado por su futuro desempeño en el viaje. Del que por cierto sigue sin saber nada, Aizawa sólo les dijo que se llevaran ropa extra, medicinas y algún otro tipo de artículos que crean útiles para una situación de supervivencia.

Izuku decidió llevar una navaja, cantimplora y obviamente su cinturón con capsulas de polvillos. Pero también llevaba un extra, un mediano envase blanco con tapa verde en donde guardaba un puñado de polvillo solar. Torino le había regañado por no aprovechar las generosas cantidades de polvo que brinda la flor, y All Might le dijo que no habría problema para que se lleve un puñado siempre que no exceda la cantidad regida por la academia.

Y ahora con todo eso acomodado en su morral amarillo, se dirigía a la entrada de la academia, en donde divisó a sus demás compañeros esperando probablemente por Aizawa sensei. Entre estos ve a Iida y a Uraraka haciendo señas para que se acerque.

—Midoriya dono—Saluda Iida y el aludido le sonríe correspondiendo al saludo.

—¡Buen día Deku kun! ¿No estás nervioso por el viaje? ¡No pude dormir anoche por la emoción!—Uraraka junta sus puños en su pecho y sonríe ampliamente ansiosa.

—Me preguntaba a donde nos llevarán—Responde mostrando su intriga a lo que Iida asiente.

—Seguramente un lugar especial para entrenar la elite—Agrega Iida ajustando sus lentes, Izuku sólo sonríe nervioso pues esa explicación no lo satisface para nada.

Su mirada vaga por un momento en sus demás compañeros, puede ver a Asui y Hakagure charlando amigablemente. A Mineta mirando la falda corta de Yaorozu quien distraída veía algo en su móvil, contempla a Kaminari y a Kirishima rodeando a Bakugou, conversando animados sobre algo que pareciera irritar a su amigo de la infancia.

Y entonces divisa a Todoroki alejado del montón y sentado dando la espalda en la banca, mirando distraídamente a la nada. Izuku admira el hecho de lo bien que lleva la soledad, se veía como alguien desinteresado que sólo le importa sus objetivos, pero igual se pregunta si no era algo aburrido.

No es que Izuku fuera experto en amistades, de hecho desde pequeño por el asunto de ser el único sin magia los demás chicos siempre se burlaban de él o lo evitaban. Por lo que en sus ratos libres su única compañía eran sus notas de la élite de magos, y si lo pensaba no fue tan malo después de todo, gracias a eso tenía grandes conocimientos que podía emplear ahora en UA.

Pero no fue hasta que conoció a Uraraka y a Iida que entendió lo bueno que era estar en compañía de amistades, incluso el aire amigable que emanaba sus demás compañeros de salón le daban la invitación para tener una que otra conversación casual sobre magias raras, magos favoritos, o simplemente lo genial que era el programa de anoche.

Parecían nimiedades por la que todo chico de su edad tomaba por costumbre aburrida, pero para Izuku eran privilegios que para la mala suerte del destino le habían sido restringidos. Más sin embargo Todoroki era diferente, el voluntariamente renunciaba a todo eso y mostraba total tranquilidad.

Supone que esa es la diferencia entre un dotado, que probablemente desde pequeño ha podido realizar todo tipo de cosas asombrosas, y un desdichado como Midoriya; que de no ser por Torino y All Might seguramente tendría de futuro vender hamburguesas en algún antro. Aspira que al menos haya sido uno bonito, sino mal recuerda su madre era amiga de un hombre dueño de una cafetería, quizás le hubiera conseguido algo como… Oye ¿No te está mirando?

Sus mejillas enrojecen cuando divisa a Todoroki mirándolo de reojo, y los nervios le suben a la garganta cuando éste frunce el entrecejo.

(“Ese nerd raro me está mirando otra vez” ¡Seguramente está pensando algo como eso!) —Dice para sus adentros, aunque sonaba más a algo que diría Bakugou, lo importante era que Todoroki lo estaba mirando y, por la expresión que ponía, no le gustaba lo que veía.

Midoriya retrocedía intimidado bajo las miradas confusas de Uraraka e Iida, quienes al darse cuenta de la persona detrás de él ya era muy tarde para advertirle. La espalda de Izuku choca contra un individuo, en seguida gira para ver y se encuentra con la imagen desdeñada de Aizawa.

—Mira por dónde vas Midoriya—Regaña con pereza a lo que el menor se inclina numerosas veces en disculpa.

Izuku siente la mejillas arder por la vergüenza al captar que Todoroki no lo miraba a él sino al maestro detrás suyo.

—Buenos días sensei ¿A dónde iremos por fin?—Dice Iida, ocultando su impaciencia con un rostro de diligencia absoluta.

—Aún no, sólo síganme—Ordena, y ya rindiéndose con pedir explicaciones la clase entera se limita a seguirlo.

Midoriya, junto con unos tantos que igual de observadores que él nota que el dichoso viaje no se hará en bus. Por lo que llegan a la conclusión de que no saldrán de la academia, entonces piensa que regresaran al bosque de los suspiros, pero Aizawa los estaba guiando por un largo pasillo ¿Ni siquiera será en el exterior?

Las paredes eran oscuras y decoradas con algún tipo de escrito en otra lengua, pintados de un negro brillante.

—Parece algún tipo de encantamiento ¿No?—Le susurra Uraraka y él asiente, Iida se ubica en medio de ambos para contestar la interrogante que poseían.

—Es un encantamiento escrito en la lengua antigua draftiliana—Comienza, con sus gestos característicos de robot—los hechizos hechos con esos escritos adquieren propiedades místicas, estas paredes se creen fueron hechas hace mucho tiempo, miles de años atrás—explica, bajo las miradas de asombros del par.

Aizawa por fin se detiene frente a una gran puerta, al tocar esta se abre lentamente de par en par. Mostrando una gran sala circular, con colores marrones y dorados, en donde justo en el centro se hallaba un cofre grande marrón y a Trece encapuchada y con una amplia sonrisa.

—¡Bienvenidos a su primer viaje!—Exclama, ante la mirada confusa que le brindaba los menores.

—Dice eso, pero seguimos en la academia ¿No?—Agrega Kaminari, con los brazos detrás de la cabeza y mirada despreocupada, pero cambia abruptamente a terror cuando ve a Aizawa mostrando su irritabilidad.

—¿Aún no lo entienden? Es una academia de magos, hay magia en todos lados—Mientras decía eso regresa a donde están las puertas, al abrirlas todos quedan estáticos. Ya no estaba el largo pasillo de la academia, en su lugar una jungla espesa se mostraba a lo largo, donde veían insectos y humedad.

—Este sitio es parecido al de la actividad de la montaña—Explica, mientras vuelve a cerrar la puerta y contempla las miradas maravilladas de los estudiantes—con la diferencia de que encontraran un mundo más amplio y todo tipo de vida animal como mágica allá afuera totalmente real, algo que la sala de conjuros no puede hacer.

Aizawa se ubica junto a Trece y ésta toma la palabra para seguir explicando.

—Lo que harán a continuación es un viaje de recolección de ingredientes que yo misma les elegiré, con un límite especial de tiempo; claro que el tiempo de aquí y allá son diferentes. Allá sentirán que transcurrió tres días, pero aquí apenas transcurrirá medio día.

—¡Como en dragon ball!—Grita alguien con emoción antes de ser regañado por Aizawa por interrumpir.

—A diferencia del anterior, este mundo es real hasta la parte climática, vegetal y vida animal, con la diferencia de que nosotros lo controlamos. Así que si salen heridos, accidentados, enfermos o “mueren”—Aizawa resalta lo último haciendo el gesto con sus dedos—regresaran a esta sala e irán a la enfermería.

Deku escucha como más de uno suspira en alivio, en realidad es tranquilizador saber que no habrá grandes males si te equivocas en la prueba, pero aun así no es algo por lo que quiera bajar la guardia. Él tomará en serio esta actividad de principio a fin.

—Las parejas y los mundos en los que caerán serán al azar. Estaremos observando sus desempeños en todo momento, y aquellos que veamos que lo hicieron mejor, serán los que se queden con los artefactos recolectados—Declara Aizawa a lo que Trece exclama recordando algo.

—¡Lo olvidaba! ¿Ven ese cofre?—Trece apuntó al objeto en cuestión junto a ella—encontrarán uno en su mundo correspondiente, con recursos que facilitaran su estadía en la prueba y una lista de los objetos que buscarán ¿Alguna pregunta?

Nadie tuvo ninguna duda, como en un acto de piedad Aizawa y Trece les dieron treinta minutos para que se prepararan física y mentalmente mientras ellos salían a buscar unas cosas. Iida estiraba sus músculos y Uraraka trataba de mantener la calma hasta que un ruido de murmullos llamó su atención.

Conociendo a UA probablemente sea un mundo creado para dificultar el uso del tipo de magia que tengamos, tengo algo de experiencia con los bosques pero si es una zona húmeda me veré en dificultades pues no tengo mucha idea de cómo siquiera prender una fogata, sólo espero que no me toque un terreno montañoso, no soy bueno en las alturas. Y eso si sólo me concentro en la zona y el clima ¿Qué tipo de bestias habrán? Tengo que recordar todos los libros de animales que he leído hasta ahora, así sabré identificar cuando una esté cerca…

Uraraka e Iida intercambian miradas cuando notan el aura negativa que rodeaba a su amigo, además de que los demás intentaban evitar mirarlo y se alejaban para no aumentar más sus nervios. Occhako sonríe en un intento de calmar a su amigo y estaba a punto de hablarle cuando la sorpresa la invade al ver llegar a esa persona.

—Midoriya.

La vos grave y monótona lo sobresalta de pies a cabeza, en seguida se da la vuelta para ver a Todoroki quien lo veía con seriedad extrema.

—Ah ¿To-Todoroki?—Llama entre nervioso y sorprendido, pues fueron raras y cortas las ocasiones en que cruzó palabras con el contrario; y éste realmente no mostraba interés alguno de repetirlas. También nota que se volvieron el centro de atención de la clase entera, incluso Bakugou los miraba entre intrigado y malhumorado—h-hola ¿Qué tal?—atina a saludar sonriendo torpemente, y quiere darse una bofetada por mostrar sus nervios.

Por el contrario Todoroki no mostró reacción alguna por su actitud, e ignoraba abismalmente las miradas curiosas. En su lugar lo miraba fijamente hasta atravesarlo.

—He venido a decirte que te derrotaré.

Tardó dos segundos en entender que le habían hecho una declaración de guerra, mientras escuchaba uno que otro jadeo de sorpresa de los espectadores.

—¿E-Eh?—Balbucea, pues fue tomado desprevenido.

Todoroki se mantiene estoico.

—Tu magia de tierra es la única que rivaliza con la mía—Dice, alzando la mano por un momento—aunque pienso que yo tengo más control; y que si fuera cuestión de resistencia, te vencería—agrega, teniendo todavía en mente que Izuku también posee magia de plantas, pero suponía que no la usaba por no saber controlarla así que no la tomó en cuenta—pero aun así All Might te tiene en la mira, y eso me hace querer vencerte si es que busco alcanzar mis objetivos.

Izuku estaba muy sorprendido, se veía en sus ojos abiertos como platos que no se esperaba semejante declaración de rivalidad, y Kirishima queriendo ayudarlo ante la escena trata de apaciguar los ánimos.

—Oi Todoroki, eso es un poco repentino—Trata de tomar el hombro del nombrado pero éste aparta su mano con desdén.

—No vengo a hacer a amigos, vengo a convertirme en mago—Declara con dureza.

Sus palabras hacen clip en la cabeza de Izuku, y ve perfectamente la diferencia entre él y un dotado como Todoroki, entre alguien que tiene la fuerza de hacerlo todo en solitario; y él que de no ser por la ayuda milagrosa de los demás no estuviera allí, pero aún así…

—Esto es… muy repentino—La voz de Midoriya llama la atención de Todoroki—no sé porque haces esto, si me lo preguntas creo que tienes mucho más poder que yo, y no sé si debo considerarme siquiera un adversario para ti—declara bajando la mirada a sus manos, carentes de expulsar magia como un mago.

—Deku kun…—Lo llama la preocupada voz de Uraraka, pero se escucha distante.

Midoriya entiende y acepta que él nunca será un mago, que en su lugar hacía cosas muy distintas que no comprendía del todo. Pero que llegaría a entender, que las dominaría por completo, que las haría suyas y crecería con ellas.

Que él se volvería un alquimista.

—Pero aun así, yo no perderé ante ti, Todoroki kun, ni ante nadie—Sube su mirada, determinada y brillante de convicción contra la del contrario—así que te devuelvo tu declaración de guerra.

La respuesta era firme y sin ningún titubeo, Todoroki contempló los ojos verde decididos. No dijo nada, no era necesario, como sellando un contrato silencioso.

Es súbito y repentino, pero pasaron de simples compañeros de clases a rivales.

Entonces entraron Trece y Aizawa.

—¿Ya están listos? Empezaremos a hacer las parejas—Anunció Aizawa, chasqueando los dedos para hacer aparecer a Sheila en su característico humo roza.

El hada hizo una breve reverencia como saludo antes de sacar su varita, durante su danza Midoriya decide enfocar su atención en ella y Todoroki estaba por regresar a su puesto dando por terminado el encuentro.

Pero entonces el brillo bajo sus pies llama su atención.

Midoriya quedó paralizado al vislumbrar la flecha y entonces cruza su mirada nuevamente con la de Todoroki. Ambos están perplejos.

Escucharon la voz de Aizawa con las carcajadas de Bakugou de fondo.

—Midoriya y Todoroki, ustedes son el primer dúo.

Continuará…

Siguiente

Anterior

2 comentarios sobre “Capítulo 15: El viaje.

  • el septiembre 8, 2017 a las 12:07 am
    Permalink

    ¡Aaaah! Estaba esperando el nuevo cap. ♡ Hermoso.

    Respuesta
  • el septiembre 10, 2017 a las 12:51 am
    Permalink

    Siiiiii!!! estan juntos!! oh si baby!!! ahora si viene lo bueno !

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *