Capítulo 34: Poción de la suerte.

¿Los milagros existen? Izuku podría decir que ha presenciado más de uno. Pese a no tener magia se las ingenió para tener un nuevo talento que, para bien o para mal, el mundo desconoce. El segundo fue el estar bajo el cuidado de su ídolo y mago favorito All Might, el tercero conseguir entablar amistad con dos personas tan marvillosas como lo son Iida y Uraraka.

Si, no puede negar que existan los milagros.

—Haste el mejor amigo de ese Todoroki Shoto.

Pero tampoco es para tanto.

—¿E-eh?—Balbucea incrédulo, y es que Gran Torino le salió con eso de repente en medio de una práctica. Por un momento pensó que era una de sus bromas pero su expresión severa le dijo todo lo contrario.

—Quita esa cara de pescado muerto, sabes que es lo que te toca ¿Ese mocoso lo sabe todo no? Lo mínimo que puedes hacer es estrechar lazos para que no diga nada, o al menos saber cuando debes tirar el cadáver.

—Pero, Gran Torino…—Dice con voz lastimera y una mirada reacia, pero no surte efecto alguno con el anciano.

—¡No es hora de estar con tus inseguridades sociales chiquillo llorón!—Le regaña mientras Izuku junta los dedos con vergüenza.

—No es sólo eso, es que… sería algo incómodo, tanto para él como para mí.

—¡Te diré lo que es incómodo! Fingir tener una diarrea y pedirle a tu rival jurado que te preste su baño, y luego estarte dos horas hablando con él sobre como hacer panecillos.

Verdades como piedras. Izuku no tuvo argumento lógico que pudiera contra eso.

Ahora, lo triste no es que tenga que entablar amistad con la perona que más momentos incómodos ha compartido en su corta vida, sino que lleva una semana intentándolo y apenas han compartido los típicos “Buenos días”. Izuku maldice sus desventurados años escolares que lo han privado de tener algo de experiencia social sobre entablar amistades.

—¡H-Hey Todoroki kun!—Llama con una sonrisa temblorosa mientras el contrario le mira sin expresión alguna.

Sus intentos más infructíferos son durante la hora de almuerzo. En donde las filas se congestionan y los asientos escasean, solía pensar que sería el momento perfecto para invitar a Todoroki a comer con él, sin embargo siempre terminan en intentos fallidos, y no, no porque Todoroki lo rechace fríamente o algo por el estilo.

—¡M-Mira hoy el menú tiene estofado de res! ¿Sabías que si no lo cocinas de forma correcta puede darte diarrea y una infección estomacal?

Por alguna razón, cada que intentaba hablar con el bicolor los nervios tomaban posesión de él y su lengua terminaba soltando lo primero que se le venía a la mente, por lo general datos inútiles y fuera de lugar.

—…..No—Termina por decir Todoroki, recibiendo su pedido y llendose sin compartir más palabras con Midoriya.

Como en fracasos anteriores, el rostro de Izuku se vuelve tan rojo como un tomate mientras camina hacia las mesas en donde Iida y Uraraka le habían guardado un puesto para él y uno “extra” por el que el de lentes solía preguntarle y no sabía que responderle.

La clase de hoy era de creación de pociones, con la participación de la siempre admirable Trece, y con Aizawa durmiendo en una esquina soltando uno que otro comentario negativo para bajarle los animos a la clase cuando se pone muy ruidosa.

—Hoy haremos algo sencillo pero bastante útil, una pócima que puede cambiar su suerte, literalmente—Decía un tanto jocosa, puso en el escritorio frente a ella un frasco de cristal con un liquido azulado en su interior—se llama “locky”, y su función es hacer que lo imposible suceda. Su secreto es su componente principal, la hierva de la buena bendición.

Mostró una pequeña maceta, en donde se hallaba plantado un arbusto que, irónicamente, poseía trevoles de cuatro hojas de colores variados.

—Al ingerirla hace que todas las posibilidades, pór muy descabelladas que sean, vallan a su favor. Por ejemplo…—Trece sacó de su bolsillo una taza de porcelana blanca con dibujo de flores—¿Qué creen pase si dejo caer esta taza?

—¿Romperse?—Respondió con sarcásmo Kaminari recibiendo un codazo de parte de Jirou por su descortecaí, sin embargo Trece sonríe y deja caer al suelo el objeto impactando en el suelo y rompiéndose en trocitos.

—Efectivamente, se rompió—Agrega observando a Kaminari, quien se cruza de brazos arqueando una ceja sin comprender muy bien a donde quiere llegar la mujer. Trece tomó el frasco de vidrio que contenía la poción, y de un solo trago lo toma por completo. De nuevo, saca de su bolsillo una taza de porcelana, sólo que esta vez de color cafe—ahora… Si lo hago de nuevo ¿Qué pasará?

—¿Lo mismo?—Dice el rubio poniendo las manos en la cadera, Jirou se contuvo de darle nuevamente un golpe pero si que le miró iracunda.

Trece nuevamente soltó el objeto, y aunque se esperaba escuchar el impacto de la porcelana contra el suelo y haciéndose añicos, no sucedió. La taza se quedó pegada a un costado del escritorio, por un adhesivo que antes no estaba allí.

—UA es muy estricta con el mantenimiento de los muebles y establecimientos del edificio, pero casualmente este escritorio posee resquicios de pegamento que no intervinieron con la primera taza que rompí pero si con la segunda después de tomar la poción—Explica a un Kaminari que no se veía del todo convencido con la declaración.

—¿Coincidencia o en verdad la poción modificó mi suerte? ¡Ustedes mismos lo descubrirán después de crear sus propias pociones!—Alentó al tiempo en que la clase empezaban a pone sus pertenencias en sus escritorios.

Aunque la sensei daba los ingredientes, los propios utensilios los debían de traer los alumnos. Artefactos pequeños y sencillos de llevar, como por ejemplo una varita de cambio de color para tintar el brebaje.

Entonces Izuku apartó un momento su vista del escritorio, como el cazador que atúa por un repentino instinto, y ve a Todoroki hurgar con insistencia en su mochila para luego suspirar con una mueca de molestia. Poseía todos los utensilios en su escritorio excepto cierta varita pequeña, y debido a su gesto de enfado es obvio interpretar que la olvidó.

¡Chance!

En seguida una parte de su cabeza ideó el plan perfecto para aprovechar la oportunidad, acercarse y amablemente ofrecer su varita para ayudar al bicolor, por muy distante que sea agradecerá su amable y desinteresado gesto.

¡Es perfecto!

El problema es que sus piernas no se movían.

Las palmas le sudan y la mano que sujetaba la varita temblaba ¿Por qué estos repentinos nervios?

Sus labios son fríos.

Izuku enrojece furiosamente mientras fija su mirada en el piso.

No ahora, no ahora, no ahora.

—Oh Todoroki san ¿Olvidó su varita?

Izuku voltea rápidamente a ver como Yaorozu hacía aparecer en su mano una varita extra y se la tendía al bicolor.

—Puedes tomar esta, ten más cuidado para la próxima.

—Gracias—Decía Todoroki aceptando el objeto de la diligente chica.

Izuku dejó caer de golpe su cabeza contra el escritorio en frustración consigo mismo, ignorando las miradas de rareza que le daban uno que otro compañero cercano.

¿No se supone que ya lo habías superado nerd estúpido? ¡Deku idiota! Eran los reclamos que se hacía así mismo, extrañamente la voz en su cabeza sonaba a la de Bakugou pero eso era lo de menos.

Cada que intentaba acercarse a Todoroki “ese” recuerdo le invade la mente, acompañado de pensamientos como “Debe estar arto de mi” o “Es cien por ciento seguro que me mandará al demonio”, lo que le alimenta el temor al rechazo y termine por no hacer nada o diciendo idioteces.

Entre quejidos de lamento repentinamente una mano amiga le da palmaditas en su espalda.

—¡No te rindas Deku kun! ¡Estoy segura que encontrarás el momento para acercarte a Todoroki kun!—Decía Uraraka muy animada mientras le mostraba el pulgar alzado en señal de motivación.

Izuku sólo la veía en una mezcla de estupefacción y vergüenza.

.

.

.

.

—¿Estás intentando acercarte a Todoroki kun?—Dice Iida observando con incredulidad a Izuku que escondía su enrogecido rostro entre sus brazos.

Tras terminar la clase de Trece el trío se reunió en la biblioteca, tras compartir un breve saludo con el señor calabaza se sentaron en una mesa cerca de las ventanas.

—¿F-Fue tan obvio?

—Bueno al principio sólo te note rarito, pero entonces empecé a ver como lo mirabas mucho, luego nos pediste que guardaramos dos puestos en la cafeteras, y como intentabas entablar conversación con él ¡Uní los puntos y entendí que bucabas hacerte amigo de Todoroki kun!—Agregaba juntando las manos frente a su pecho contenta por su buena deducción.

Izuku suspira y baja las manos desanimado.

—Soy un desastre a la hora de hablar, ni siquiera tengo idea de que tipo de conversación puedo tener con él—Admite apoyando la quijada contra la mesa bajo la mirada del par.

—¡UA posee una gran selección de autoayuda y como hacer amistades por si te interesa!—Agregó la calabaza desde la esquina.

—Gracias, pero ya leí veinte libros y ciento cincuenta artículos en internet—Responde sin ganas.

Iida le mira con curiosidad y con la duda a flor de piel.

—En primer lugar ¿A que viene estas repentinas ganas de acercarte a Todoroki kun?

—B-Bueno…

—¡Es obvio Iida kun! Ultimamente a Deku kun le ha tocado juntarse con él, y para borrar el ambiente incómodo seguro quiere ser su amigo ¡Y además sería increíble tenerlo de aliado!

Exclama con energía mientras Iida asentía con la mano en el mentón murmurando un “Ya veo…” por lo bajo, Izuku suelta el aire por el alivio de que el par lo haya interpretado de esa forma.

—Aunque resultará difícil, Todoroki kun no parece interesado en esas cosas.

—¡Es un tempano de hielo! Deku kun necesitará un pica hielo para acercársele.

Que chiste tan malo, aunque Izuku no podía no sonreír por el gesto del par de querer apoyarlo en su faena. Tanto Iida como Uraraka tenían la mano en el mentón y las expresiones ceñudas pensando en una manera de ayudarlo.

—¡No se me ocurre nada!—Lloriquea Uraraka tras un rato de pensarlo, Iida suspira por el mismo resultado.

Izuku les sonríe con pena.

—Necesitas buscar el momento idóneo para acércatele. Un golpe de… suerte.

Un “click” simultáneo sonó en la cabeza del trío, mientras giraban la cabeza en la misma dirección en donde estaban sus morrales.

Locky.

—Trece dijo que podíamos usarlo…—Murmuró Izuku por lo bajo pero siendo escuchado por Uraraka e Iida.

—¿Pero no creen que es un poco… falso? Una poción de la suerte…

—¡UA jamás mentiría sobre el efecto de sus pociones! ¡Haría una mala vista en su reputación intachable y respetuosa!—Replica a lo dicho por Uraraka con gestos de robot.

Izuku saca el frasco con el líquido que hizo durante la actividad con Trece, había seguido a la perfección las instrucciones así que debería estar garantizado sus efectos.

—¿Estás seguro? ¿Qué piensas hacer?

—¿Quizás se me ocurra alguna idea? Bueno… lo peor que puede pasar es que no pase nada—Agrega respondiendo a las interrogantes de la chica.

Y entonces se toma de un trago el líquido, sitiendo cierto sabor salado pero tolerable. Sólo tardó unos segundos antes de respirar agitadamente bajo las miradas preocupadas de los contrarios.

—¿Cómo te sientes?—Pregunta Uraraka entre expectante y algo miedosa por la salud del contrario.

Entonces Izuku alza la mirada, con los ojos verdes brillando de una forma deslumbrante que los sorprendió.

—Bien… de hecho, me siento muy bien ¡Me siento fantástico!

Izuku sonríe amplia y alegremente para la extrañeza del par.

De alguna forma su rostro alegre es perturbador.

—¿Y… se te ocurrió algo?

—¡Oh si! ¡De hecho tengo una esplendida idea!

—¿Y que es?

—¡Lo invitaré a salir!

¿Eh?

Tanto Iida como Uraraka parapadean atónitos mientras ven al contrario levantarse muy animado.

—¿I-Invitarlo a salir?—Repite Iida incrédulo a lo que Izuku asiente feliz.

—¿Le llegarás y lo vas a invitar?¿A-Así sin más?—Dice ahora Uraraka a lo que Izuku asiente con más ganas—¿Sin ningún plan ni nada?

—¡Sip!

El par se mira entre ellos, entre preocupados y asustados por las consecuencias que algo así traería.

—C-Creo que debes pensarlo mejor Midoriya kun.

—¡C-Cierto Deku kun! Respira un momento y pensémoslo detenidamente.

—¡Ese es el problema chicos!—Exclama Izuku sobresaltándolos a ambos.

Izuku sonreía audazmente, su cuerpo se sentía tan ligero, tan desinhibido, y rebosaba de tan buen humor que la orden maldita de magos rebeldes puede venir a atacarlos y él no dejaría de sentirse así ¡Es más! Hasta invitaría a Tomura a comer.

Bueno tampoco hay que exagerar…

—Siempre pienso y pienso, y dejo que los miedos me abrumen ¡Cuando sólo debería ir y hablar con él! Todoroki no es un mosntruo que me valla a comer ¡Lo peor que me puede pasar es que me congele!—Dice a lo alto, como si hubiera descubierto los secretos de todos los males.

Ni Iida ni Uraraka se atrevieron a preguntar por que eso era mejor, tal vez por miedo a confirmar que su amigo se haya vuelto loco.

—Iré e invitaré a Todoroki kun a comer un helado ¡A todos nos gusta el helado! Uraraka ¿No te gusta el helado?

—¿E-Eh? B-Bueno, si…—Balbucea la chica un tanto pérdida por la extraña energía del contrario, éste le vio con júbilo por su respuesta.

—¿Lo ven? ¡A el también le debe gustar! Iré a buscarlo ahora mismo.

—¡¿Ya?!—Dice Iida con temor a lo que Izuku asiente repetidas veces animado.

—Siento que debo darme prisa ¿O será la poción la que me dice que me apure? ¡Bueno no importa! ¡Gracias a los dos! ¡Son los mejores amigos y compañeros que pude haber tenido!—Afectuosamente los abraza a ambos tomandolos desprevenidos.

Uraraka se ruboriza e Iida se pone nervioso, sin embargo ambos sonríen tenuemente.

—N-No fue nada.

—También eres un buen amigo Deku kun…

Conjuntamente plantean suaves palmaditas en la espalda del contrario, para luego separarse y recibir una despedida rápida del risueño pecoso que salió en seguida.

Iida y Uraraka lo ven irse algo felizes.

—Que chico tan bueno…—Soltó Uraraka a lo que Iida asiente contento.

—Sí, ojalá Todoroki no lo mate.

—¡Oh, hola Kacchan! ¡Te vez esplendido hoy!

—¡¿Ah?!

—…

Tanto Iida como Uraraka piden clemencia por su amigo mientras escuchan una explosión en la lejanía.

Continuará…

Siguiente

Anterior

4 comentarios sobre “Capítulo 34: Poción de la suerte.

  • el junio 15, 2018 a las 9:27 pm
    Permalink

    QUE RAYOS TENÍA ESA POCIÓN, IZUKU ESTÁ MUY ALEGRE.

    quiero una de esas

    Respuesta
  • el junio 16, 2018 a las 1:14 am
    Permalink

    Jajajaja, si no me lo mata todoroki, kacchan de seguro me lo rostiza

    Respuesta
  • el junio 16, 2018 a las 8:01 pm
    Permalink

    Kyyyyyaaaaa me encanta tu fic, espero con ansias la continuación. Quiero leer como se desarrolla la relación de Midoriya con Todoroki. Espero no tardes mucho en actualizar.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *